Cómo encontrar el amor de tu vida

Cómo encontrar el amor de tu vida

Cómo encontrar el amor más importante de tu vida.

El amor es un anhelo muy común en nuestra sociedad. Es habitual encontrarnos con personas que ansían encontrar a alguien con la que poder estar en una relación. Incluso parejas que se mantienen juntas a pesar de que ello no les hace feliz. Ante esta contradicción nos puede surgir una interesante pregunta, ¿qué relación existe entre la felicidad y las relaciones? ¿Es el amor la llave de la felicidad?

Actualmente existen muchas formas de relacionarnos. Además del clásico solteros vs. casados encontramos términos como el poliamor, relaciones de fin de semana… Últimamente hemos añadido a nuestro diccionario el amor líquido.  El sociólogo Zygmunt Bauman utiliza este término para describir el consumo de relaciones íntimas. Según el autor tratamos las relaciones como si fueran otro producto de consumo. El objetivo es satisfacer una necesidad momentánea de afecto con alguien pero sin comprometerse o vincularse con el otro. Es decir, que son conexiones más que relaciones. 

Es indiscutible que todos necesitamos amor, la necesidad de afecto es universal. Sin embargo, respondiendo a la pregunta de si es necesario estar en pareja para ser feliz, la respuesta es un claro no. No es necesario tener una relación para ser feliz. La vida plena no está necesariamente más cercana al soltero o al casado. Es una creencia errónea que existe en la sociedad. 

Es imposible tener una vida feliz si no soy capaz de estar conmigo mismo. Esta es la carencia más atroz a la que nos podemos enfrentar, tal y como dice Virginia Gawel.  La mejor relación de amor que puede tener uno es la que se tiene consigo mismo. La autora nos habla de como la falta de amor propio esta íntimamente relacionado con las relaciones que construimos (o destruimos). Virginia lo explica muy claramente con la siguiente metáfora. 

Imagínate que vives feliz en tu casa. La has decorado a tu gusto y tienes la sensación de hogar en ella. ¿Permitirías que cualquier entrara, cambiara las cosas de sitio o empezara a tirar tus pertenencias por la ventana? No, ¿verdad? Sin embargo si no puedes soportar estar solo/a en esa casa es más probable que permitas estos comportamientos de otro con tal de que haya alguien en casa contigo. El otro o la otra me trata como yo le permito. Y desde ahí se pueden establecer relaciones tóxicas o acabar perdiendo a los demás por no saber empezar a querernos a nosotros mismos.

La llave de la felicidad no puede estar en las manos del otro. La mejor relación de amor que puede tener uno es la que tiene consigo mismo.

Puedes querer estar en una relación, apuntarte a tinder, bumble, meetic… Y aun así no conseguirlo. No solo depende de uno. Y en ese sentido es muy interesante poder encontrar el amor y la felicidad en otras fuentes. 

En esta vida nada es seguro pero si  empiezas a confiar en ti mismo poco a poco avanzaras con más seguridad, apostando por la estabilidad. Por el auténtico compromiso contigo mismo y las personas que te rodean. 

 

Cristina García Van Nood, psicóloga en Ampsico

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

Invencible

Invencible

Una lección de vida, una historia de superación personal

Cada año, en España, 1100 niñ@s son diagnosticados de cáncer. Esto supone un gran impacto no sólo en el niñ@ sino también en sus familias. Comienza un duro viaje que no han elegido hacer y cuyo recorrido no será fácil. Gracias a la investigación, se están consiguiendo muchas mejoras en técnicas de diagnóstico y tratamiento. Sin embargo aun tenemos mucho camino por delante.

Y es por eso que hoy, día internacional del niño con cáncer, me gustaría compartir una historia de lucha, esfuerzo y superación personal, que convierte en posible, lo que muchos creían imposible: la historia de Alexandra Nieto.

 

En 1999, cuando sólo tenía 13 años, fue diagnosticada de Neuroblastoma de alto riesgo, un tipo de cáncer infantil que se desarrolla en el sistema nervioso simpático. En la mayoría de los casos, una vez diagnosticada la enfermedad ya está diseminada en los huesos y médula ósea. Este tipo de cáncer infantil es poco frecuente pero su índice de mortalidad es muy elevado.

Dibujo de Alexandra Nieto y Alejandro Hernández

Como ella misma dice, “Cuando la vida te lo pone difícil, te hace una gran luchadora”. Y es que esta guerrera, después de 6 recaídas, más de 150 sesiones de quimioterapia, autotransplantes y varios ensayos clínicos, continúa luchando hoy contra la enfermedad y no piensa rendirse.

Actualmente, existen pocas investigaciones acerca del desarrollo del neuroblastoma y cómo curarlo. Y es por eso por lo que Alexandra decide crear la asociación Invencible “en memoria a Alejandro Hernández”, un niño diagnosticado de neuroblastoma igual que ella, al que se le acaban  las posibilidades de tratamiento.  Para poder ayudar a su compañero de batalla, se le ocurre la idea de crear unas pulseras que vende a bajo precio para poder costearle con los beneficios tratamientos a nivel privado o experimentales.

 

“Mi objetivo con esta asociación es que ninguno de nuestros padres nos vea morir. Aunque tristemente, Alejandro no ha podido continuar la batalla, Alexandra sigue recaudando fondos. Su objetivo es invertirlos en diferentes investigaciones que están actualmente en curso y ganar terreno a esta enfermedad. Y es que por tan sólo 2 euros estamos contribuyendo  a un minuto de investigación, regalando un minuto de vida.

 

Si quieres colaborar, puedes contactar con la Asociación Invencible “en memoria de Alejandro Hernández” a través de su página de facebook

Otros enlaces de interés:

https://www.aecc.es/SobreElCancer/CancerInfantil/CancerInfantil/Paginas/HomeCancerInfantil.aspx

Lema de Alexandra: "Lucha y vencerás"

 

 

 

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

¿Alguna vez te has sentido como un barco a la deriva? No estás solo

¿Alguna vez te has sentido como un barco a la deriva? No estás solo

¿Alguna vez te has sentido como un barco a la deriva?

En los años que llevo trabajando como psicóloga, he tenido el privilegio de escuchar infinidad de historias preciosas e inspiradoras. He aprendido que aunque las experiencias de cada uno sean diferentes conectan con todos y cada uno de nosotros. De corazón a corazón.

Quiero compartir con ustedes una de las cartas reflejo de esta historias. Está escrita desde el sabio interior que todos llevamos dentro. Este es el trayecto de una valiente que logró superar la culpa y encontrar la felicidad.

Soy un barco… 

 

A mi me hubiera gustado ser un velero. Por qué un velero te preguntarás. Por el placer de surcar las aguas sin preocupaciones, tranquila y solo pensando en llegar a puerto…

 

Pero claro, yo no soy así. ¿Y qué tipo de barco soy? Pues soy un barco carga o mercancía, que va surcando las aguas de la vida, parando en cada puerto y recogiendo carga y más carga… de la hermana, de la madre, del padre… Y así poco a poco el barco se va llenando. En pocas ocasiones voy a lo mio sin preocuparme por los demás. Porque uno no elige el tipo de barco que es. O eso creía yo…

 

Cada vez me cuesta más surcar estas aguas de la vida. La travesía sigue pero cada vez es más lenta y costosa. Decido que hay que soltar carga, pero no puedo, porque entonces me asalta la culpa. Esa culpa que me juzga y que dice que eso no es lo correcto. Pero en realidad soy yo misma la que me estoy juzgando, no los demás. Supongo que los demás pensarán que no estoy haciéndolo bien si no los escucho o no les ayudo. Pero realmente son suposiciones de mi cabeza y esa culpa es la carga más pesada de todas.

 

perdido, a la deriva

Llegó un día en el que empecé a hundirme. Entro agua y más agua y me fui yendo al fondo. Entonces, justo en ese momento, es cuando decido pedir ayuda. Pero claro no cualquier ayuda sirve para rescatarme. Necesitaba una ayuda especializada.  Porque vi claro que seguiría hundiéndome y mi carga conmigo.

 

Gracias a la ayuda recibida conseguí salir a flote, aprendiendo que nadie me puede juzgar ¿Qué esta bien y que esta mal de nuestras acciones al fin y al cabo?

 

El peor juez es uno mismo y nos creamos esa culpa de la que tanto nos cuesta despegarnos. No soy peor persona por no poder con todo lo que me echan encima o por poner límites en mi vida.

 

Seguro que los demás lo entienden, pero la primera persona que tiene que entenderlo soy yo y no nacerá la culpa.

 

He aprendido que la vida es el mar y yo soy el barco que fluye. El agua del mar me ayuda a flotar pero sino tengo cuidado me puedo ahogar.

 

Ahora puedo decir que soy bastante más velero y menos barco de carga. Porque este barco puede cambiar y ser lo que yo quiero que sea.

 

liberate de la culpa

Gracias, barco de rescate.

                                                                                                                    Anónimo

 

 

Desde pequeños tenemos que aprender a vivir en este mundo. Sin embargo no siempre es fácil. Para superar los obstáculos que nos vamos encontrando vamos desarrollando estrategias. Como por ejemplo ayudar a los demás, ser fuerte, no mostrar la vulnerabilidad… Estas estrategias pueden llegar a resultar obsoletas en nuestro presente. Poniendo conciencia en nuestra forma de afrontar la vida podemos decidir cuáles de nuestras acciones nos están ayudando y cuáles nos están saboteando. Y desde ahí decidir que tipo de barco queremos realmente ser 🙂

 

Experiencias como las que encontramos en esta carta producen un impacto positivo no solo en el/la autora. Sino que se convierten en una herramienta que puede ayudar a otras personas que se encuentren en una situación similar. Estas cartas de sabios crean una comunidad de personas que han marcado la diferencia. Al fin y al cabo el amor se hace más grande a medida que lo compartimos.

Cristina García Van Nood, psicóloga en Ampsico

 

 

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

 

 

Mutilación Genital Femenina

Mutilación Genital Femenina

Mutilación Genital Femenina

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina el día 6 de Febrero, desde Ampsico queremos acercarnos un poco a esta dolorosa realidad que afecta a millones de mujeres y niñas en todo el mundo.

La mutilación genital femenina (MGF) supone una grave violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas, y es contemplada como una forma de violencia sexual extrema hacia ellas. La Comunidad de Madrid incluye la MGF dentro de su Ley 5/2005, de 20 de diciembre, Integral contra la Violencia de Género.

Según la OMS,  la mutilación genital femenina comprende todos los procedimientos que, de forma intencional y por motivos no médicos, alteran o lesionan los órganos genitales femeninos. Se diferencian cuatro tipos:

  • Tipo I: Clitoridectomía. Hace referencia a la resección parcial o total del clítoris.
  • Tipo II: Escisión. En este caso, puede haber resección parcial o total del clítoris y también de los labios menores, con o sin escisión de los labios mayores.
  • Tipo III: Infibulación. Consiste en el estrechamiento de la abertura vaginal, sellándola y cortando y recolocando después los labios menores y mayores, en ocasiones cosiéndolos, con o sin resección del clítoris.
  • Otros procedimientos lesivos de los genitales externos con fines no médicos: perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona genital.

La mutilación, un problema mundialLas consecuencias para la salud pueden variar dependiendo del tipo de procedimiento que se realice. De forma general, podemos decir que se incrementa el riesgo a medida que aumenta la gravedad de la práctica, produciéndose dolores intensos, hemorragias, infecciones, esterilidad, complicaciones en el parto, riesgo de contagio de VIH por mala esterilización de instrumentos quirúrgicos, etc. Las consecuencias psicológicas, al tratarse de un evento traumático, son terribles, desencadenándose con frecuencia reacciones intensas de ansiedad, temor a mantener relaciones sexuales y a las exploraciones ginecológicas, trastorno de estrés postraumático, vergüenza y humillación, cuadros depresivos y problemas de autoestima, por citar sólo algunos ejemplos.

Los motivos por los que se lleva a cabo la MGF se encuentran en factores de tipo cultural, religioso y social dentro del contexto familiar y comunitario, donde subyace una fuerte desigualdad de género.

Destacamos algunas de las razones que apoyan esta práctica:

  • Identidad cultural. La MGF aumenta el sentido de pertenencia a un grupo y su identificación con el mismo. La práctica también está asociada a ritos de paso de la infancia a la edad adulta. En contraposición, las mujeres no mutiladas son sometidas al rechazo y al aislamiento social.
  • Control de la sexualidad. Se cree que una mujer a la que se le ha practicado la mutilación genital femenina tiene menor deseo sexual y es más probable que sea virgen.
  • Religión. Aunque sea un motivo muy utilizado, en realidad no existe ninguna religión que lo respalde ni lo justifique.
  • Estética/limpieza. Una mujer a la que se ha realizado el corte es limpia; piensan que los genitales femeninos son feos y sucios.
  • Creencias erróneas. Por ejemplo, que el clítoris crece en exceso si no se corta, y que este corte además favorece la fertilidad de la mujer.

Las personas que están a favor y promueven esta práctica, ya sean los líderes de las comunidades o los propios familiares, están convencidos de que es beneficiosa para las niñas; nada más lejos de la realidad, sus efectos a corto y largo plazo son devastadores en lo que concierne a su salud sexual-reproductiva, física y emocional. El término “medicalización de la MGF” señala que el procedimiento es realizado por un profesional sanitario (médicos/as, enfermeros/as…), pero en ningún caso este hecho garantiza que se cumplan condiciones de seguridad, y no evita la aparición de secuelas y consecuencias nefastas para la salud.

Aunque los datos exactos son desconocidos, según algunas estimaciones, unos 200 millones de mujeres y niñas en todo el mundo han sido mutiladas, y cada año están en riesgo de sufrir esta práctica más de 3 millones de niñas. La mutilación genital femenina se realiza en 27 países de África y Yemen (especialmente en regiones orientales, nororientales y occidentales), en algunos países de Asia y Oriente Medio, y también inmigrantes que provienen de estos países y que viven, por ejemplo, en Australia, Canadá, Estados Unidos, Europa y Nueva Zelanda, así como en algunos grupos de América Central y del Sur.

Contra la mutilación genital femeninaEn la Comunidad de Madrid residen un importante número de personas provenientes de países donde se practica la MGF. Por esta razón, es crucial detectar factores de riesgo y trabajar desde la prevención con las familias. Así, nos acercaremos de forma respetuosa y empática a sus creencias y su modo de percibir esta realidad, pero también con firmeza y seguridad para rebatir las ideas erróneas y los supuestos beneficios que obtienen las niñas sometidas a esta tradición. La colaboración entre organismos y entidades, así como la formación resultan claves para contribuir a la erradicación de este fenómeno.

Si quieres ampliar más información, te recomendamos que consultes la Guía de Actuaciones Sanitarias para la Prevención de la Mutilación Genital Femenina en la Comunidad de Madrid.

Begoña López, psicóloga en Ampsico

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies