Cómo ser más positivo sin morir en el intento

Cómo ser más positivo sin morir en el intento

Cómo ser más positivo sin morir en el intento

Todos y cada uno de nosotros, en algún momento de nuestra vida, tenemos algún que otro problema que nos genera cierto malestar para llegar a resolverlo. En ocasiones esta situación nos provoca cierta incertidumbre e incluso depresión y además hace que creamos que no vamos a ser capaces de resolverlo…

Cuando lo comentamos con algún amigo o familiar, suele ser una respuesta habitual la de “bueno… sé más positivo…”. Es muy fácil decirlo, pero en ocasiones difícil llegar a hacerlo, diría yo…

Pues para dar respuesta a estas sugerencias de nuestros seres queridos, aquí os indicamos algunas propuestas para serlo de modo más productivo y llegar a mirar las cosas desde un punto de vista más positivo:

  1. No te centres en el problema y céntrate más en la solución. Proponte objetivos a alcanzar y plantéalos de forma sencilla y por pasos, para poder legar a ilusionarte el poder iniciarlos. Cuando propongas los pasos de este proyecto, plantea ideas diversas para poder resolverlo o por lo menos llegar a acercarte a ello.
  2. Haz las cosas con confianza. Aunque creas que no estás seguro de lo que haces, hazlo, ya que al hacerlo te darás cuentas de que lo haces bien, y aunque no lo hagas, tienes la oportunidad de corregirlo. Pero No te culpes… ya que esta opción hace que pierdas tu confianza.
  3. Céntrate en lo que dependa de ti. Es así como podrás recuperar tu confianza, ya que podrás centrarte en lo que está bajo tu control, en lo que sí puedes hacer, que es lo que depende de ti. Supera las pequeñas tareas que te plantees y que te reforzarán en la dirección que quieres, y no dejes que el entorno te desvíe de lo que puedes llegar a hacer. Es así como te darás cuenta de que tú estás al mando.
  4. Recupera tu presente. Por muy malo que sea, tu presente es donde puedes actuar para poder hacer cosas y cambiarlo. No te centres en el pasado, y sobre todo no anticipes tu futuro ya que este dependerá de lo que haces precisamente ahora. Y huye de la queja, que es algo que te pondrá de nuevo la duda de ti mismo.

  5. Ojo con lo que te dices a ti mismo/a. El lenguaje es lo que construye nuestro pensamiento y si lo que nos decimos es negativo, tendremos una visión de lo que nos rodea más alejada de las emociones positivas. Si te mantienes animado y alegre, te será mucho más fácil pensar de forma positiva. Haz que las cosas pequeñas sean importantes y haz que estas sean más importantes que las grandes cosas que quedan por resolver.

  6. Recupera tu red social. Siempre está bien tener a alguien cerca para cuando necesitemos. Es bueno saber que tenemos a amigos y familiares que creen en nosotros, y van a ayudarnos a recuperar nuestra ilusión.

  7. Observa y pon atención en las pequeñas cosas de tu día a día. Estas que hacemos de forma casi automática que, aunque pasan desapercibidas, nos hacen volver a creer en nosotros mismos y recuperar la confianza (p.ej. Preparar la comida, ducharse, el paseo para ir al trabajo o llevar a los niños, mirar por la ventana y observar el día que hace, escuchar algo de música que te gusta…).

  8. Recupera una buena alimentación y haz algo de deporte. Aunque parece trivial y poco importante, una buena alimentación y hacer algo de ejercicio es algo útil para recuperar una buena salud física y mental. Haz que los momentos de comer sean momentos que te agradan no solo el estómago, sino también tu cerebro.

Estos consejos y muchas otras acciones que irás haciendo conforme vayas recuperando tu seguridad y confianza, harán que te centres más en tu vida y sobre todo en lo que verdaderamente importa que es tú mismo/a.

S.O.S. mi hijo/a tiene el pavo

S.O.S. mi hijo/a tiene el pavo

S.O.S. mi hijo/a tiene el pavo

Claves para la revolución en la adolescencia

 

Aunque la adolescencia es un periodo de cambios, rebeldias y disputas continuas, hay que intentar vivirlo como una experiencia positiva, por muy extraño que te parezca. Es un momento de aprendizaje y la familia debe ser partícipe de ese proceso y dar su apoyo.

Tenemos que tener claro que nuestro hijo va a pasar por esta fase, y es mejor que sepamos a qué atenernos. “Es una etapa de mucha crisis y los padres no saben manejarse en las situaciones nuevas que presenta”.

Sin darnos cuenta educamos en el miedo, anticipamos los problemas de la adolescencia antes incluso de que ocurran. Y del miedo pasamos a la sobreprotección, que deja a los adolescentes sin capacidad de autodisciplina, control de impulsos y tolerancia a la frustración”

¿Es malo? No, sin conflicto no hay convivencia, pero hay que saber manejarlo. A los padres les cuesta mucho mentalizarse de que a partir de ahora tienen que negociar, es decir, ceder unas cosas para conseguir un objetivo común con el adolescente”. ¿Y por que en esta etapa nos cuesta entender esto? …Porque el adolescente ya no depende de nosotros para muchas cosas, es un sujeto distinto que tiene ideas propias.

“Es verdad que los adolescentes viven una etapa difícil en la que deben tomar decisiones clave. Pero esta experiencia de estrés vital, de desorientación, lo que puede dañar es mucho más importante: su autoestima. Cuando los jóvenes llegan con sensación de fracaso es porque han asumido el miedo a no ser nada en la vida. Debemos eliminar esta presión y fomentar su seguridad”.

 

Ángel Peralbo. Licenciado en Psicología y postgrado en Psicología Clínica del Niño y del Adolescente.

 

 

A continuación enunciamos 6 prácticas que SÍ funcionan con las y los adolescentes.

 

Hablar, hablar y hablar. Aunque a veces creamos que no se lo merezcan y estemos dolidos o decepcionados por su comportamiento, no rompamos la comunicación con los hijos e hijas adolescentes, porque también tienen “derecho” a equivocarse. La educación se realiza hablando y si perdemos la comunicación, perdemos la capacidad de educar.

          Algunas pautas para preparar el diálogo son:

  • Buscar el momento y el lugar oportuno para hablar.
  • Esperar a que todos estén en condiciones de hacerlo.
  • Utilizar formas y tonos adecuados.
  • Concretar al máximo los acuerdos.
  • Si no se cumplen, pedir explicaciones también de manera adecuada.

Elogiar, halagar. Pocas cosas recibimos mejor de los demás que el reconocimiento por lo que hemos hecho, por nuestras capacidades, por
nuestros esfuerzos, por nuestros comportamientos,… Solamente desde la percepción de cosas buenas en nuestros hijos e hijas podremos solicitarles que se esfuercen en cambiar otros aspectos menos agradables.

Hagámosles que se sientan “importantes”, queridos. Podemos llamarles la atención, reconducirles, recriminarles determinados comportamientos, solo si son conscientes de que nos importan. Recordemos que el castigo solo funciona
si el que lo pone también importa.

Démosles la responsabilidad sobre su vida. “Responsabilidad” que en muchas ocasiones será “tutelada”. Cuando los y las adolescentes sienten que son responsables de sus actos, suelen funcionar mejor que cuando sienten que están siendo excesivamente controlados. Quieren demostrar que son capaces de hacer las cosas bien.

Eduquemos en valores. Puede sonar a antiguo pero muchos de los comportamientos que les pedimos están íntimamente ligados con valores como la responsabilidad, el respeto, la solidaridad, el esfuerzo.

Vigilemos el Tiempo Libre. Puesto que la Adolescencia es una etapa caracterizada por la acción, facilitemos que participe en diferentes grupos (culturales, deportivos, de Tiempo Libre…), organizados y positivos.

 

 

Lo que No funciona con las y los adolescentes es lo siguiente:

 

Entrar en discusiones, amenazas, enfado, lo que supondrá un empobrecimiento de las relaciones familiares. Esto conlleva:

• No utilizar malas formas o modos
• No dirigirnos a ellos y ellas con tonos fuertes.
• No utilizar el castigo de forma muy frecuente.
• No discutir en el momento del enfado
• No culpabilizar siempre al otro de los errores
• No sacar siempre lo negativo del otro, sin decirle que también hace cosas bien.

Los regalos, los premios “bajo promesa” de cambio. Obtienen buenas palabras, crean ilusión en los padres y madres pero, apenas, ninguna modificación en el/la adolescente. Si transmitimos la idea de que cuando quiera conseguir algo, no tiene más que hacer algo mal, así como a “poner precio” a todas sus obligaciones, convertiremos nuestra casa en un mercado.

“Flojear”, ser excesivamente comprensivos con conductas graves. No todo es negociable, y no todas las conductas se pueden relativizar.

Asumir sus responsabilidades como por ejemplo “llevarle al colegio”, “estudiar por él/ella (con él/ella)”. Llega un momento en que el/la adolescente tiene que aprender a llevar sus obligaciones y responsabilidades a cabo, y no las hará mientras estemos asumiéndolas nosotros.

 

En todo caso, si la situación familiar es muy complicada y entre todos no pueden lograr soluciones es un buen momento para buscar ayuda profesional.

 

 

 

 

Andrea González, psicóloga Ampsico

Motivación en adolescentes

Motivación en adolescentes

MOTIVACIÓN EN ADOLESCENTES

TAREA DIFÍCIL PERO NO IMPOSIBLE

 

Seguramente estamos hartos escuchar la típicas frases dirigidas sobre la motivación en adolescentes como… “tienes que estudiar, aunque no te guste, es tu obligación”… y las infinitas discusiones posteriores a tan emblemática frase.

No tiene sentido poner en duda la obligatoriedad de terminar unos estudios mínimos, pero aun siendo realmente algo necesario no olvidemos que para nuestros adolescentes se vive como una verdadera imposición, ya que la motivación para esta tarea es prácticamente nula en muchos casos.

 

 

Es muy frecuente observar en adolescentes en el aspecto escolar pero nos encontramos con un término desgastado a veces y exclusivamente asociado a la función didáctica. Sin duda, también existe en muchos otros campos cotidianos de las vidas de los adolescentes donde la motivación no aflora.

Gran parte de las creencias sobre el adolescente sin motivación, no son más que un mito, ya que un adolescente puede sentirse motivado, con metas e ilusiones que le llevarán a conseguir todo aquello que se proponga. El problema surge cuando lo que se les exige no es lo que les motiva y aparece un conflicto entre aquello que quieren hacer y aquello que deben hacer, un conflicto que los mantiene bloqueados.

¿Pero significa motivar? Motivar es despertar el interés por hacer algo, y en ese proceso intervienen a su vez varios conceptos.

 

 

 

Conseguir adolescentes motivados es un esfuerzo conjunto ya sea tanto con la familia como con sus profesores/as.

 

LO PRIMERO PARA LOGRAR LA MOTIVACIÓN EN ADOLESCENTES ES TENER CLAROS ESTOS TRES OBJETIVOS.

  1. Despertar el interés. para ello será clave conocer sus preferencias e inquietudes.
  2. Guiar su esfuerzo. Una vez que el adolescente comienza a realizar la nueva actividad es necesario seguir junto a él en su esfuerzo para apoyarlo y guiar sus pasos en el caso de que lo necesite.
  3.  Alcanzar el objetivo. Hay que tener claro que el objetivo será siempre la actitud y no el resultado obtenido con esa actitud. Es decir, es más importante conseguir que el adolescente se motive y realice el esfuerzo
    que el logro concreto del fin que se había fijado.

José Antonio Marina en su obra “El talento de los adolescentes” advierte hay varios factores que están perjudicándolos seriamente y que influyen en su motivación e intereses:

  •  Una infantilización innecesaria y perjudicial de los hijos, con la consiguiente sobreprotección familiar paternalista, que impide el crecimiento de su responsabilidad y su autonomía.
  • Un conformismo consumista que desconecta a los adolescentes cada vez más de los adultos y de la realidad a través del uso de la evasión digital excesiva (videojuegos, Internet,…).
  • Un desconocimiento del gran potencial de los adolescentes para aprender y de sus fortalezas. Si confía en generar expectativas, y estimular sus proyectos.

Un paso más, y de forma más especifica, seria ayudar a dotar a nuestros adolescentes de de unas herramientas y estrategias para lograr esa motivación.

 

ASPECTOS BÁSICOS A TENER EN CUENTA:

  • Cada adolescente es distinto. Conocer el grado de madurez,, sus intereses, sus aficiones y su potencial es imprescindible para motivarlos.
  • La influencia de los amigos. También es importante el conocimiento que los padres y maestros tienen de los amigos del adolescente.
  • Fijar un objetivo. Empieza anotando lo que quieres conseguir: tu meta principal, lo que deseas que se haga realidad.
    A. Que sea específico. Es mucho más fácil planificar y alcanzar un objetivo concreto que uno vago.
    B Que sea realista. La gente a menudo abandona sus objetivos porque sus expectativas son poco razonables
  • Fragméntalo en objetivos parciales. Todo cambio requiere autodisciplina. Una forma de facilitar el camino es dividir el objetivo en pequeños pasos.
  • Comprueba tus progresos. Ahora que has dividido tu objetivo en una serie de objetivos parciales, comprueba tus progresos cada día.
  • Si tienes un resbalón o te falla la voluntad, vuélvete a comprometer con tu objetivo. Si tienes un resbalón, no tires la toalla. La mayoría de la gente tiene algún resbalón cuando intenta introducir algún cambio en su vida es una parte natural del proceso.
  • Mantén una actitud positiva. Imagínate o sueña cumpliendo tu objetivo. La imaginación ayuda a no perder de vista lo que uno está intentando lograr. Ayuda mucho creer que es posible.

 

 

 

 

También destacamos a J.A. Marina en los siguientes consejos que pueden ser útiles a las familias y profesores para conseguir una mayor motivación.

  • Consolida los buenos hábitos de motivación conseguidos durante la infancia, (…)
  • Favorece una educación activa y práctica, donde tu hijo o tu alumno, sea el protagonista y, después, enséñale a reflexionar o teorizar sobre lo aprendido.
  • Acorta el tiempo entre esfuerzo y recompensa: lograr avances concretos, le motivará a seguir aprendiendo.
  • Aumenta la participación de tu hijo en las conversaciones familiares importantes, compartiendo preocupaciones, problemas y posibles soluciones en las que se involucre.
  • Anímalo a imaginar, crear y emprender pequeños proyectos personales
  • Favorece su pensamiento crítico para informarse con objetividad y pensar con razonamientos lógicos, ponderados y serenos.
  • Acepta sus sentimientos y comprende sus emociones en la etapa adolescente donde se producen tantos cambios cerebrales como hormonales.
  • Estimula una alimentación variada y equilibrada de tu hijo, (…). Así como el ejercicio físico, el deporte personal y de equipo, (…)
  • Reconoce siempre sus progresos, su valía personal y muéstrale tu amor y tu confianza en él o ella.

“Los secretos de la motivación”, J.A. Marina (Ariel, 2011)

 

Poner fin a un comportamiento insano o aprender a hacer algo nuevo y emocionante, a fin de cuentas, no es más que asumir la responsabilidad de nuestras vidas. Encontrar la motivación para hacerlo no es necesariamente
fácil pero siempre es posible. Los cambios son emocionantes. ¡Si no, la vida sería muy aburrida!

 

– Para mantener la motivación es esencial que los jóvenes sean protagonistas de sus vidas e impulsores de sus iniciativas-Andrea González, psicóloga Ampsico

Neurodidáctica: la llave de un aprendizaje más eficaz

Neurodidáctica: la llave de un aprendizaje más eficaz

Si tuvieras que remontarte a tu etapa de estudiante y pensar en una clase de geografía, por ejemplo, ¿qué imagen viene a tu mente? Casi con seguridad, estarás visualizando a tu profesor delante de la pizarra o en su mesa hablando durante toda la clase sobre el tema. Tus compañeros estarán sentados en sus sillas mirándole o tomando apuntes; con suerte contará alguna anécdota curiosa o dejará caer pistas de cara al examen, en el que para aprobar tendrás que ser capaz de recordar fechas, personajes relevantes, etc. Sin embargo, ¿es este el método de aprendizaje más afectivo? La respuesta parece ser negativa. Y es que en los últimos años, han surgido nuevas disciplinas educativas entre las que la neurodidáctica va en cabeza.

 

¿Qué es la neurodidáctica?

 

La neurodidáctica es la disciplina que estudia la optimización del proceso de enseñanza a partir del desarrollo del cerebro y la utilización de todo su potencial. El mayor descubrimiento que ha hecho la neurodidáctica a la pedagogía es el hecho de que para aprender, es necesario que el cerebro «se emocione». Esto se consigue al motivar al estudiante y captar toda su atención en una tarea. En este fragmento de la película «School of Rock» se puede apreciar, de forma clara cuál es este «efecto» que la neurodidáctica busca provocar en lxs alumnxs de esta clase de música.

 

 

¿Cuáles son los fundamentos de la escuela neurodidáctica?

 

  • Comunicación bidireccional y multisensorial. El/la profe ya no se dedica a exponer toda la información. Proporciona el material utilizando varios canales sensoriales: vídeos, foros, etc. Anima a lxs alumnxs a que sean ellxs quienes los busquen, guiando el proceso y aclarando los contenidos conjuntamente.niños estudiando ordenador

 

  • La distribución del aula, juega un papel fundamental. Puesto que somos seres sociales, aprendemos por observación e imitación. Las mesas se moverán en función de la tarea, colocándose en forma de semicírculo para las explicaciones y en grupos de cuatro para el trabajo cooperativo, es decir, el aprendizaje en equipo.alumnos aprendizaje cooperativo

 

  • Uso de memorias significativas. Las emociones positivas tienen efectos beneficiosos sobre el aprendizaje, mejorando la atención, la memoria o la resolución creativa de problemas. Esta activación favorecerá el paso de contenidos a la memoria a largo plazo.

 

  • Estructuración de las actividades en el aula de modo que se favorezca la interacción social.

 

  • La forma de evaluar si la información ha sido interiorizada es comprobar si lxs alumnxs son capaces de explicar o aplicar esa información a distintas situaciones. Es necesario fijar objetivos individuales y grupales. Los propios alumnos analizan si se han alcanzado los objetivos propuestos conociendo las aportaciones de cada uno y modificando aquellas que lo necesiten. También el fomento de la autoevaluación, es una medida importante. A través de cuestionarios o encuestas, lxs alumnxs reflexionan y después comparten estás reflexiones con el resto de sus compañerxs.

 

«Cuéntamelo y lo olvidaré. Enséñamelo y quizás lo recordaré. Hazme partícipe y lo aprenderé.»

Benjamin Franklin.

 

 

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

 

Creatividad y felicidad

Creatividad y felicidad

Creatividad y felicidad

 

La creatividad es la chispa que da luz a nuestra vida.

¿Qué lugar ocupa en tu vida?

 

Tradicionalmente se ha considerado la creatividad como una cualidad exclusiva de «artistas» como músicos, pintores, escritores… Pero lo cierto es que esta visión de la creatividad es demasiado simple y nos deja a fuera a muchos creativos. Personalmente prefiero la creatividad entendida como lo hace Guilford, psicólogo especialista en inteligencia, según el cual todos y cada uno de nosotros/as tenemos las cualidades de fluidez, flexibilidad, originalidad y pensamiento divergente. O dicho de otro modo, todos y cada uno de nosotros somos creativos. 

Y sin embargo, ¿cuántas veces hemos oído eso de «yo es que no soy creativo»? Puede que incluso lo hayas dicho tú mismo/a. Entonces si todos somos artistas en potencia, ¿cómo es que tantas personas tienen limitada la creatividad? Parece que algo bloquea este potencial en muchas personas y las hace vivir ignorando ese lado de sí mismos/as. Te planteo la siguiente cuestión:

 

Si bien ser creativo es parte de nuestra naturaleza, ¿no sería entonces vivir sin creatividad una manera de estar incompletos?

 

Para ilustrar este bloqueo y entenderlo mejor no hay nada mejor que el corto de Alike. Nos muestra perfectamente cómo en la vida va desapareciendo el brillo de la creatividad infantil por el tono grisáceo de las obligaciones del mundo adulto.

 

 

Creatividad en mi día a día como psicóloga

 

Continuando con mi hipótesis, he reflexionado sobre qué lugar ocupa la creatividad en mi día a día. Creo que en mi vida profesional la creatividad está presente de manera transversal, es decir, que atraviesa todos los pasos de la intervención psicológica. Al fin y al cabo los psicólogos realizamos un proceso creativo que va desde lo colectivo (todos somos creadores) a lo personal (el arte de ser uno mismo). Lo cual para mi es un gran honor. 

Para entender más este concepto de desarrollar el arte de ser uno mismo me ayudaré de Maslow, que lo hace mucho mejor que yo. A. Maslow, uno de los fundadores de la psicología humanista, explica cómo el concepto de creatividad y el de persona sana, realizadora y plenamente humana están muy cerca y puede que hasta resulten ser lo mismo. 

 

Conecta con tu creatividad en 4 pasos.

 

Puede que en este punto te estés planteando cómo puedes hacer que la creatividad vuelva a aportar brillo en tu vida. Aquí van 4 consejos que puede que te resulten de ayuda:

1.- Equivócate. De entre los grandes enemigos de la creatividad destaca el perfeccionismo. Tal y como Erich Fromm postula, la creatividad requiere tener el valor de desprenderse de las certezas. 

2.- Ten citas. La autora de El Camino del Arista, Julia Cameron, propone que tengas citas con el artista, pero no cualquier artista, sino tu propio artista interior. Esto se traduciría en crear oportunidades para inspirarte. Puede que para ti inspirarte sea dar un paseo por la naturaleza, visitar algún museo o ver escaparates… Lo importante es que estés contigo mismo/a en un entorno estimulante.

3.- Abúrrete. Cuando era pequeña solía repetir la cantinela de «Mamá, me aburro…» . A lo cual mi sabia madre siempre respondía igual «Qué bueno cariño, aburrirse de vez en cuando es buenísimo». Imagínate mi cara 🙂

El caso es que tenía razón. En ocasiones llenamos nuestras agendas hasta el infinito y más allá. Sin espacios en blanco la creatividad tiene muy complicado hacerse un hueco. Si podemos reservar espacios vacíos tendrás un campo de cultivo excelente para tu creatividad. Si esto te interesa, te invito a leer más sobre el vacío fértil.

4.- Juega. Otro gran enemigo de la creatividad es la rutina y la monotonía. Pregúntate si puedes permitirte sacar a jugar a tu niño/a interior.

 

Resumiendo, las personas creativas son capaces de flexibilizar y encontrar nuevas soluciones. Además están más conectados con su mundo emocional. Dicho de otro modo, el desarrollo artístico no se basa en un conjunto de técnicas brillantes sino en un proceso de desarrollo personal y de manera de vivir.

¿No es ese un gran potencial para tu felicidad y bienestar?

 

Cristina García Van Nood, psicóloga en Ampsico

 

 

 

¿Cómo ayudar a mi hijx con TDAH?

¿Cómo ayudar a mi hijx con TDAH?

“No para quietx ni un minuto”, “Es desobediente y por más que se lo digo no hace caso”, “En clase molesta a lxs compañerxs”… Estas son algunas de las frases más frecuentes entre los padres y madres de niñxs que tienen TDAH, pero ¿en qué consiste realmente este trastorno?

El TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad) es uno de los trastornos infantiles más frecuentes. Afecta mayoritariamente a niñxs en edad escolar, principalmente en educación infantil y primaria. Sus características principales son:

  • Una actividad excesiva o inadecuada que no está relacionada con la tarea que se está realizando. Normalmente esta actividad es vivida como molesta o intrusiva por parte de lxs demás
  • Incapacidad para atender cualquier tarea durante un tiempo determinado.
  • Dificultades en el control o inhibición de impulsos en situaciones sociales o en tareas cognitivas, que puede ir acompañada de una valoración negativa de sí mismx.
  • Problemas las relaciones sociales, tanto con sus iguales como con los adultos, llegando a generar en ocasiones rechazo.
  • Dificultades en el rendimiento escolar, impidiéndole avanzar adecuadamente en su aprendizaje.

 

Uno de los ámbitos de mayor afectación del TDAH es el entorno escolar, siendo el principal protagonista el bajo rendimiento académico. ¿Por qué se ve afectado el aprendizaje en este trastorno?

 

dificultades en el cole de un niño con TDAH

 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijx a superar las dificultades en los estudios?

  • Ayúdale a elaborar un horario en el que se planifique las tareas que va a realizar cada día, incluyendo descansos entre una y otra.
  • Es importante que diariamente se trabajen en casa los contenidos aprendidos en clase, dedicando el tiempo necesario para su comprensión.
  • Puesto que la falta de concentración es su principal caballo de batalla, el lugar de estudio debe estar libre de distracciones, evitando televisión, música, objetos en la mesa que no sean necesarios para la tarea, etc.
  • Evita darle más de una instrucción a la vez, ya que es posible que sólo tenga capacidad para atender a la primera de ellas. Una vez conseguida una tarea, podemos pedirle la siguiente y así sucesivamente.
  • No olvides reforzar de forma muy positiva  cada uno de los logros conseguidos. Eso hará que aumente su motivación y su autoestima.
  • Recuerda que el cariño y la paciencia van a ser uno de tus mejores aliados en esta carrera de fondo. Tu hijx no se comporta de la manera en la que lo hace por aburrimiento o por pasotismo; simplemente su cerebro tiene una forma diferente de procesar la información.

 

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies