Nuestro equipo de cerca: Cristina García van Nood

Nuestro equipo de cerca: Cristina García van Nood

Entrevista a Cristina García van Nood

En esta sección del blog te presentamos el lado más personal de nuestro equipo. Este mes conocemos un poco más a Cris.

 

Esta entrevista empieza desde el principio, ¿qué querías ser de pequeña? 🙂

Siempre me interesaron mucho las artes plásticas. Me era más fácil expresarme a través de dibujos. Mi padre hizo la carrera de Bellas Artes y yo quería continuar sus pasos.

 

¿Un recuerdo de tu infancia?

Soy parte de una gran familia. Me considero muy afortunada de haber sido criada no solo por mis padres sino también de mis tíos y mis abuelos… formando parte de una pequeña tribu familiar. Todos mis recuerdos de la infancia son rodeada de mis primos y mis hermanas.

Un recuerdo que atesoro con cariño son los juegos que inventábamos entre todos los niños.

¿Por qué decidiste ser psicóloga?

Tuve muchas dudas a la hora de elegir profesión. Cambié muchas veces de opinión y en el último momento opté por Psicología. En los primeros años de Universidad no lo tenía del todo claro. Sin embargo me enamoré de esta profesión al ejercerla. Empecé a hacer voluntariado durante la licenciatura y continuo a día de hoy. Lo cierto es que la pasión por la psicología ha guiado gran parte de mis decisiones.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

Es una pregunta difícil de contestar. Creo que la diversidad. No hay una sesión igual a otra. Cada día es diferente y único.

Algo que tienen en común todas y cada una de los personas que he conocido en Ampsico es la valentía, para querer cambiar los aspectos de su vida que obstaculizan su bienestar. Disfruto mucho de las cartas que los pacientes dejan al cerrar los procesos terapéuticos donde plasman el camino recorrido hasta alcanzar sus metas, utilizando la terapia como vehículo hacia ese objetivo. 

¿El mayor reto al que te has enfrentado en tu profesión?

Creo que el mayor reto al que me he enfrentado fue decidir dedicarme en exclusiva a la psicología. Es una profesión que implica cierta inestabilidad de horarios, de recursos… En un primer momento me dio mucho miedo vivir así.

¿Una canción?

Just Breathe de Pearl Jam. Eddie Vedder tiene una voz alucinante que me transporta.

Alguien a quien admiras y se merecería una entrevista.

Admiro mucho a mi abuela, la primera mujer de su pueblo en ir a la Universidad y casi la única de su clase. Nos ha enseñado a dos generaciones a ser fuertes ante los obstáculos de la vida y seguir superándonos. Desde luego una entrevista sobre ella sería muy interesante.

Tu lugar favorito en el mundo.

La playa del Bollullo, en Tenerife. Un pequeño paraíso de arena negra, acantilados y el salvaje Atlántico.

¿Qué otras pasiones tienes?

He podido integrar de alguna manera lo artístico en mi rutina. Además, siempre estoy haciendo algún curso de acuarela, ilustración…intento ser creativa en los materiales que preparo para las sesiones. 

También me gusta mucho viajar. He descubierto que no se necesita mucho para ser feliz, pero quizás en la rutina diaria es difícil tener cierta perspectiva . Es viajando como me he dado cuenta de ello.

¿Puedes recordar lo último que aprendiste impartiendo un taller o dando una sesión?

Mi última gran pasión es el trabajo con adolescentes, aprendo mucho de ellos. Recuerdo un ejercicio en el que la paciente inventó la clase “Estrés 101” en la daba consejos muy creativos para gestionar el estrés.

Un material que te guste mucho para trabajar y que recomendarías.

Me gusta mucho trabajar con libros de ilustraciones. Tanto con niños como con adultos.

De entre mis favoritos esta Ver la Luz de Emma Giuliani, Soy la muerte de Elisabeth Helland Larsen y El Vacío de Anna Llenas

Para terminar, nos gustaría que compartieras una frase que tengas presente en el día a día.

Disfruto de las placeres sencillos. Creo que para ello es esencial hacer las cosas más despacio de lo que normalmente solemos hacer. Pienso que las cosas buenas de la vida se hacen a fuego lento, como el arroz con leche.

a fuego lento

 

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

Nuestro equipo de cerca:  Begoña López

Nuestro equipo de cerca: Begoña López

Os presentamos la historia de Begoña, psicóloga  de Ampsico.

En este artículo Begoña nos habla de su infancia, los lugares que para ella son especiales y otras cosas que te harán conocer a una parte muy importante de este equipo.

¿Qué querías ser de pequeña?Bego de pequeña 001

Hubo un tiempo en que quise ser secretaria, me fascinaba la mecanografía e incluso el sonido de las máquinas de escribir. Me imaginaba redactando cartas y documentos sin parar, pensando inocentemente que eso sería lo único que haría, ya que otras tareas ya no me llamaban tanto la atención.

¿Un recuerdo de tu infancia/adolescencia?

Por ejemplo, las tardes de paseo comiendo helado con mi familia por la Casa de Campo o montar en el Teleférico, lo recuerdo con mucho cariño.

¿Por qué decidiste ser psicóloga?

Supongo que fue algo progresivo, cuando conversaba con amistades me fui dando cuenta que me gustaba escuchar sus problemas e intentaba entender cómo se sentían y qué podía hacer para ayudarles, poco a poco fue creciendo ese interés hasta convertirse en auténtica vocación.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

El hecho de contribuir a que alguien entienda y sepa afrontar adecuadamente las dificultades que se le presentan en el día a día, así como poder observar y ser partícipe de algún modo en su evolución, para mí es muy gratificante.

¿El mayor reto al que te has enfrentado en tu profesión?

Considero que cada persona con la que trabajo supone un desafío: conocer sus particularidades, hasta qué punto está motivado/a para seguir una terapia y lograr cambios, establecer buena sintonía psicológica con ella, son objetivos clave a conseguir.

¿Una canción y una emoción?

“Fields of Gold” interpretada por Eva Cassidy, me apasiona su sensibilidad, delicadeza y ternura, la calidez y pureza de su voz, es simplemente maravillosa.

Alguien a quien admiras y se merecería una entrevista

Para mi son admirables valores como la solidaridad, el esfuerzo, la tenacidad, la perseverancia, la humildad o la valentía; cualquier persona, al margen de que la conozca o no, que los cumpla, merece desde luego todos mis respetos.

Tu lugar favorito del mundo

Aunque seguramente me quedan todavía muchos lugares por conocer, adoro mi ciudad, Madrid: la plaza de Oriente, el Retiro, el Templo de Debod, muchos rincones con encanto especial.

¿Qué otras pasiones tienes?

Me gusta mucho escuchar música en sus estilos más diversos (por ejemplo, desde Linkin Park o Red Hot Chili Peppers a Ludovico Einaudi o Enya), viajar, ver series, compartir momentos con mi gente.

Un material que te guste mucho para trabajar y que recomendarías

Consiste en enviarse una carta a uno mismo desde el futuro a nuestro yo actual, como si hubieran pasado diez años por ejemplo. Es una manera de hacer frente a la imposibilidad de encontrar una solución a los problemas presentes; el yo del futuro explica qué herramientas usó para enfrentar las dificultades, en quién se apoyó, etc.

Para terminar, una frase que tengas presente en el día a día

“Haz de tu sonrisa un paraguas y deja que llueva”. La vida nos coloca muchas veces ante situaciones realmente difíciles y pienso que es fundamental no dejarse vencer por las adversidades, recurriendo a nuestras capacidades y fortalezas personales.

 

Nuestro equipo de cerca:  Julia Romero

Nuestro equipo de cerca: Julia Romero

Hoy os presentamos a una integrante más de nuestro equipo, ella es Julia y esta es su historia.

En este artículo Julia nos habla de su pasado y de su presente, repasamos con ella el camino que le ha traído hasta ser una de nuestras psicólogas.

¿Qué querías ser de pequeña?

Julia Romero

Julia Romero de pequeña

Siempre he dicho que quería ser psicóloga, es algo que he tenido claro desde pequeña. Mi gran influencia ha sido mi madre, ella trabajaba con niños con necesidades educativas especiales. Ella no era psicóloga, era maestra de educación especial y logopeda, pero siempre ejercía de apoyo, psicóloga y ayuda a quien lo necesitaba. Recuerdo con especial cariño a un niño Down con el que estuvo varios años y al que ella también cogió mucho cariño. Además, tuve una tía con este mismo síndrome y con la que aprendí que cada persona tiene un don especial, que solo hay que saber verlo. Era la artista de la familia.

¿Un recuerdo de tu infancia/adolescencia?

He tenido una infancia muy feliz, pero sin duda mis mejores recuerdos son del lugar donde veraneo desde pequeña. Aquellos veranos interminables donde todo era posible.

¿Por qué decidiste ser psicóloga?

Me gusta ayudar a la gente, estar en contacto con historias de superación y sobre todo, ver cómo alguien puede crecer y superar retos que previamente ni imaginaba. Ser testigo de ello es un privilegio.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

Creo en las personas y en sus posibilidades, esa es mi gran religión dentro de mi profesión. Pienso que no hay límites externos si no internos capaces de no hacerte alcanzar tus objetivos.

¿El mayor reto al que te has enfrentado en tu profesión?

Julia Romero en Non Stop People

Julia Romero en Non Stop People

La primera vez que me enfrenté a una paciente, me temblaba hasta el apellido. Pero cuando salí de la primera sesión viví esa maravillosa sensación que me confirmaba que no me había equivocado al elegir mi profesión. Aún no sabía si le iba a poder ayudar como yo deseaba, pero solo pensar el reto que tenía por delante me hizo sonreír para un par de días. Esa misma sensación la experimento cada vez que me enfrento a un nuevo caso, a una nueva historia.

¿Una canción y una emoción?

“Las cosas pequeñitas”, Nolasco. “Si me gusta disfrutar por la noche y por el día no es que sea superman, es que me gusta la vida, me gusta saborear las cosas más pequeñitas, las cosas más chiquititas..”, es el estribillo de mi canción preferida y creo que resume mi emoción preferida. Ilusión y ganas de vivir, de disfrutar de todo y con todos.

Alguien a quien admiras y se merecería una entrevista.

Tengo varios referentes profesionales y dos personales. De ellos elijo a la persona que más me ha enseñado en esta vida, quién ha sabido luchar, reinventarse y volver a sonreír después de vivir la peor de las situaciones. Tesón, cariño, amor, humildad, profesionalidad, corazón… la lista de adjetivos preciosos no termina para definir al que es el amor de mi vida, mi padre.

Tu lugar favorito en el mundo.

Mi playa, mi terraza, pero rodeada de los míos. Ellos son los que hacen de aquel lugar un sitio mágico y paradisíaco.

¿Qué otras pasiones tienes?

Bailar flamenco, ir de feria en feria con mis primas y amigas, reír, ver la novela de después de comer con mi padre, viajar a Cádiz, estar en la playa tostándome al sol, hacer running, comer jamón y por supuesto, ¡los carnavales!

Un material que te guste mucho para trabajar y que recomendarías.

La primera, la imaginación. Y segundo, marionetas, ya que te dan la oportunidad de representar lo aprendido y reforzar el conocimiento que estás trabajando. Ahí mezclas cuentos y lo que se te ocurra.

Para terminar, una frase que tengas presente en el día a día:

“No dejes para mañana lo que puedas reír hoy”

Foto: BP

Foto: BP

 

 

Nuestro equipo de cerca: Mercedes Blas

Nuestro equipo de cerca: Mercedes Blas

En esta sección de nuestro blog seguimos conociendo un poco más sobre las personas que formamos Ampsico.

Este mes hemos entrevistado a nuestra compañera Mercedes Blas que nos ha hablado sobre algunos aspectos de su vida y su profesión. Aquí os dejamos sus palabras.

 

¿Qué querías ser de pequeña?Escáner_20160202 (19)

Aunque no suene muy original, me encantaban los animales, en especial los perros, y siempre decía que de mayor iba a ser veterinaria, hasta que me enteré de que los veterinarios no sólo jugaban con los perros sino que también tenían que operarles… entonces decidí que eso era mejor dejárselo a otros.

¿Un recuerdo de tu infancia/adolescencia?

Es difícil quedarme con un solo recuerdo porque se me agolpan muchos a la vez: las tardes de parque de atracciones con mi familia, las míticas hamburguesas de los viernes con mis tíos y mi prima, los mil momentos cómplices con mis amigas…y los muchos que me dejo por el camino pero que forman parte de lo que soy.

¿Por qué decidiste ser psicóloga?

Siempre me ha gustado escuchar a los demás, me metía en todos los charcos intentando resolver las rencillas en clase…pero el punto de inflexión que me hizo querer enfocar mi vida hacía la psicología fue la visita a un familiar que estaba ingresado en un centro psiquiátrico. Fue entonces cuando me di cuenta de que tenía que hacer algo para ayudar a personas, que como las que me fui encontrando allí, estaban pasando por momentos delicados.

¿Qué es lo que más te gusta de tu profesión?

Sin ninguna duda, poder ayudar a las personas que lo necesiten y que, contigo como guía, su calidad de vida mejore. Que un niño con el que has trabajado durante un tiempo, te vea y se acerque corriendo a ti con una sonrisa para abrazarte tampoco tiene precio. Son esas pequeñas cosas las que hacen de este trabajo algo muy grande.

¿El mayor reto al que te has enfrentado en tu profesión?

Cada nuevo paciente, cada nuevo taller supone un reto para mí. Pero uno de los más complicados a los que me he enfrentado es la dificultad de poder conectar con la persona que tienes delante, cuando se construyen barreras muy rígidas que son difíciles de romper, tanto en esa persona como en su entorno

¿Una canción y una emoción?

Como buena romántica que soy, una de mis canciones favoritas es “All of me” de John Legend. Me pone la piel de gallina desde que suenan los primeros acordes. En cuanto a la elección de una emoción mi favorita es el amor, una emoción que al experimentarla engloba otras muchas: alegría, ilusión, orgullo, satisfacción…

Alguien a quien admiras y se merecería una entrevista.

El hecho de que cada persona sea única, hace que todos tengamos una historia que contar, una lección de la que los demás podemos aprender… desde el científico más prestigioso hasta la persona más humilde.

Tu lugar favorito en el mundo.

No tengo un lugar favorito. Hay lugares muy distintos que se me han quedado muy grabados, desde Las Pirámides de Egipto hasta un banco del barrio. Lo que hace grande un lugar es la compañía con la que lo disfrutas.

¿Qué otras pasiones tienes?

Me encanta leer, disfrutar de los míos, los días de sol y playa…

¿Puedes recordar lo último que aprendiste impartiendo un taller o dando una sesión? (Del paciente, niño, etc.)

Algo que admiro mucho de los más pequeños desde que trabajo con ellos es la capacidad que tienen para hacer frente a los conflictos que surgen y la inocencia y claridad con la que exponen lo que sienten y cómo son capaces de ponerse en el lugar del otro. Es una lección de la que deberíamos tomar nota muchos adultos.

Un material que te guste mucho para trabajar y que recomendarías.

Me gusta mucho el cuento “El monstruo de colores” para trabajar las emociones con los niños. Asocia las emociones básicas con colores, y eso hace que ellos las reconozcan muy bien. Otro de los materiales que hemos introducido este año en nuestros talleres es el Emocionómetro, un termómetro emocional con el que trabajamos al comienzo de cada sesión y que ayuda a los niños a identificar como se sienten en ese momento concreto.

Para terminar, una frase que tengas presente en el día a día.Qué opinan de ella sus compañeros-

“Disfruta de los pequeños detalles” y “Arrepiéntete de lo que hagas y no de lo que podría haber sido si lo hubieras hecho” son dos lemas que intento tener muy presentes en mi día a día. A la hora de conseguir tus sueños creo que es fundamental ser valiente y lanzarse a por ello, viviendo al máximo cada pequeño avance que te lleve hasta la meta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies