Cómo ser más positivo sin morir en el intento

Cómo ser más positivo sin morir en el intento

Cómo ser más positivo sin morir en el intento

Todos y cada uno de nosotros, en algún momento de nuestra vida, tenemos algún que otro problema que nos genera cierto malestar para llegar a resolverlo. En ocasiones esta situación nos provoca cierta incertidumbre e incluso depresión y además hace que creamos que no vamos a ser capaces de resolverlo…

Cuando lo comentamos con algún amigo o familiar, suele ser una respuesta habitual la de “bueno… sé más positivo…”. Es muy fácil decirlo, pero en ocasiones difícil llegar a hacerlo, diría yo…

Pues para dar respuesta a estas sugerencias de nuestros seres queridos, aquí os indicamos algunas propuestas para serlo de modo más productivo y llegar a mirar las cosas desde un punto de vista más positivo:

  1. No te centres en el problema y céntrate más en la solución. Proponte objetivos a alcanzar y plantéalos de forma sencilla y por pasos, para poder legar a ilusionarte el poder iniciarlos. Cuando propongas los pasos de este proyecto, plantea ideas diversas para poder resolverlo o por lo menos llegar a acercarte a ello.
  2. Haz las cosas con confianza. Aunque creas que no estás seguro de lo que haces, hazlo, ya que al hacerlo te darás cuentas de que lo haces bien, y aunque no lo hagas, tienes la oportunidad de corregirlo. Pero No te culpes… ya que esta opción hace que pierdas tu confianza.
  3. Céntrate en lo que dependa de ti. Es así como podrás recuperar tu confianza, ya que podrás centrarte en lo que está bajo tu control, en lo que sí puedes hacer, que es lo que depende de ti. Supera las pequeñas tareas que te plantees y que te reforzarán en la dirección que quieres, y no dejes que el entorno te desvíe de lo que puedes llegar a hacer. Es así como te darás cuenta de que tú estás al mando.
  4. Recupera tu presente. Por muy malo que sea, tu presente es donde puedes actuar para poder hacer cosas y cambiarlo. No te centres en el pasado, y sobre todo no anticipes tu futuro ya que este dependerá de lo que haces precisamente ahora. Y huye de la queja, que es algo que te pondrá de nuevo la duda de ti mismo.

  5. Ojo con lo que te dices a ti mismo/a. El lenguaje es lo que construye nuestro pensamiento y si lo que nos decimos es negativo, tendremos una visión de lo que nos rodea más alejada de las emociones positivas. Si te mantienes animado y alegre, te será mucho más fácil pensar de forma positiva. Haz que las cosas pequeñas sean importantes y haz que estas sean más importantes que las grandes cosas que quedan por resolver.

  6. Recupera tu red social. Siempre está bien tener a alguien cerca para cuando necesitemos. Es bueno saber que tenemos a amigos y familiares que creen en nosotros, y van a ayudarnos a recuperar nuestra ilusión.

  7. Observa y pon atención en las pequeñas cosas de tu día a día. Estas que hacemos de forma casi automática que, aunque pasan desapercibidas, nos hacen volver a creer en nosotros mismos y recuperar la confianza (p.ej. Preparar la comida, ducharse, el paseo para ir al trabajo o llevar a los niños, mirar por la ventana y observar el día que hace, escuchar algo de música que te gusta…).

  8. Recupera una buena alimentación y haz algo de deporte. Aunque parece trivial y poco importante, una buena alimentación y hacer algo de ejercicio es algo útil para recuperar una buena salud física y mental. Haz que los momentos de comer sean momentos que te agradan no solo el estómago, sino también tu cerebro.

Estos consejos y muchas otras acciones que irás haciendo conforme vayas recuperando tu seguridad y confianza, harán que te centres más en tu vida y sobre todo en lo que verdaderamente importa que es tú mismo/a.

Fibromialgia, una enfermedad que no se ve pero se siente

Fibromialgia, una enfermedad que no se ve pero se siente

La Fibromialgia es una enfermedad reumatológica que se caracteriza por un dolor generalizado en músculos y articulaciones y cansancio persistente. Aunque es una enfermedad de reconocimiento relativamente reciente, de la que se desconoce la causa específica que la origina, lo que sí se sabe de ella es que es crónica, y que afecta en mayor medida a mujeres (aproximadamente el 92 % de las personas que la padecen).

 

¿Cuáles son sus síntomas más comunes?

  • Dolor generalizado en todo el cuerpo, que puede aparecer donde existen músculos, articulaciones y tendones.
  • Fatiga crónica, sin que se produzca una recuperación con el descanso y el sueño.
  • Rigidez.
  • Hormigueo.
  • Problemas digestivos, como colon irritable.
  • Alteraciones del sueño.
  • Hipersensibilidad sensorial al frío/calor, a la luz, al sonido…
  • Alteraciones hormonales.
  • Fatiga mental intensa, conocida como Fibroniebla, que dificulta la concentración y la memoria.

 

Estas son solo algunas de las alteraciones que la Fibromialgia puede producir a nivel físico. Vuelva a leerlas de nuevo y piensa durante unos segundos, ¿cómo te sentirías si las experimentaras durante un periodo limitado de tiempo? Ansiedad, impotencia, ira, tristeza, frustración, indefensión, incomprensión… son algunas de las emociones y sensaciones con las que te habrás identificado. Con ellas, batallan a diario personas como María, una joven de 22 años que padece esta enfermedad. En este vídeo puedes conocer su historia, contada en primera persona.

 

 

Si quieres saber más sobre la fibromialgia estos enlaces te pueden interesar:

 

 

 

Logo Ampsico, psicólogos y pedagogos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies