¿Creamos nuestros propios problemas?

¿Creamos nuestros propios problemas?

Los seres humanos poseemos una formidable capacidad de complicarlos la vida. Podemos llegar a manifestar tormentosas, retorcidas y persistentes patologías, tales como fobias, trastornos de pánico, obsesiones, manías, anorexia, bulimia, depresión, crisis de pareja, y muchos otros.

Un aspecto fundamental para el conocimiento de los problemas humanos, para saber cómo se construyen y de qué manera se pueden resolver, es saber que lo que construye un problema y lo mantienen es precisamente lo que las personas intentan hacer para resolverlo. Una tentativa de solución que no funciona, si es reiterada, no solo no lo resuelve, sino que lo complica, hasta llegar a construir un verdadero círculo vicioso.

Sabemos que la realidad cambia según el punto de vista de quien la mira: esto conduce a reacciones diversas sobre la base de diferentes atribuciones que se pueden hacer de la misma realidad. Diremos que cada persona crea su propia realidad sobre la base de lo que hace, guiada por la perspectiva que asume en la percepción de la realidad con la cual interactúa. Ya afirmaba Oscar Wilde “no existe una realidad verdadera, sino tantas realidades como se puedan inventar”.

Con esto deberFrustrationíamos constatar que no existe un conocimiento realmente verdadero de las cosas, solamente puede existir un conocimiento idóneo, o bien un conocimiento instrumental que nos permita administrar la realidad con la cual interactuamos. Que permita adaptarnos eficazmente a lo que percibimos y cuyo desarrollo se presenta mediante un conocimiento operativo que nos enseña a gobernar la realidad del modo más funcional posible.

Lo plantearemos de forma algo más clarificadora con una historia:

“En un día de mucho calor, un padre y su hijo emprenden un viaje, con un asno, para visitar a unos parientes que viven en una ciudad lejana a su comarca.

El padre va montado sobre el asno y el hijo camina a su lado. Cuando pasan delante de un grupo de personas, el padre escucha que éstos dicen:

– Miren eso, ¡que padre tan cruel!, va sobre el asno y su hijo debe andar en un día tan caluroso.

Entonces el padre baja del asno, hace subir al hijo y continúan así el camino. Pasan frente a otro grupo de personas y el padre escucha que dicen

– Pero miren el pobre viejo camina, en un día tan caluroso, y el joven va muy cómodo sobre el asno: ¡qué clase de educación es esa!

El padre entonces piensa que lo mejor es que los dos vayan sobre el asno, y así continúan el camino. Poco después pasan por otro grupo de personas y escuchan a estos decir:

– ¡Observar qué crueldad!, esos dos no tienen ni un poco de misericordia con ese pobre animal que debe cargar con tanto peso en un día tan caluroso.

Entonces el padre se baja del asno, y hace bajar también a su hijo, y continúan caminando junto al asno. Pasan pues por enfrente de otro grupo de personas, que dicen:

– ¡Qué imbéciles esos dos!, en un día tan caluroso caminan a pesar de que tienen un asno sobre el cual podrían montar…”

Ya el conocido filósofo Locke, afirmaba que en realidad consideramos “insensatos a quienes partiendo de premisas equivocadas y usando una lógica correcta y convincente, llegan a conclusiones erróneas”. Diremos que cada persona crea su propia realidad sobre la base de lo que hace, guiada por la perspectiva que asume en la percepción de la realidad con la que interactúa.

Lo que es sorprendente para muchos es que lo que guía a las personas a reiterar la práctica de actitudes y comportamientos disfuncionales no es una “propensión genética” a la patología (salvo excepciones aún así discutibles), sino el aplicar, de manera rígida, soluciones que anteriormente habían funcionado en problemas del mismo tipo. El problema radica en aplicar tentativas de solución aparentemente adecuadas y sobre todo en insistir en su aplicación incluso después de comprobar el fracaso.

Para entenderlo mejor, narraremos una antigua fábula griega:

“Había una mula que todas las mañanas llevaba una carga de leña desde la granja en el valle hasta la cabaña en la montaña, pasando siempre por el mismo sendero a través del bosque, subiendo por la mañana y regresando al anochecer. Una noche, durante una tormenta, un rayo derribó un árbol que obstruyó el sendero. A la mañana siguiente, la mula caminando en su habitual camino, tropezó con el árbol que le impedía el camino. La mula pensó: “el árbol no debe estar aquí, está en un lugar equivocado” y continuó hasta golpear su cabeza contra el árbol, imaginando que éste se desplazaría, ya que ese no era su sitio. Como el árbol no se movió, la mula pensó “quizás no he dado un golpe suficientemente fuerte”, pero el árbol seguía sin moverse. La mula insistió repetidamente…”. Dejamos intuir al lector el trágico final en está fábula.

La vida está llena de eventos problemáticos para cualquiera; la diferencia está en “cómo” cada uno de nosotros afrontamos nuestras realidades, ya que esto conducirá a aplicar tentativas de solución que pueden llevar no solo a la no-solución del problema, sino incluso, a su complicación.
En otros términos, errar es humano pero es la incapacidad de modificar los propios errores lo que vuelve las situaciones en irresolubles. Esta resistencia a cambiar las estrategias en la solución a nuestros problemas, se basa en las experiencias precedentes con resultados favorables al afrontar problemas de la misma tipología. Pero como dice Oscar Wilde “con la mejor de nuestras intenciones, en ocasiones llegamos a los peores de los efectos”. Cuando creamos una idea de una experiencia vivida como eficaz, tenemos grandes dificultades para cambiar una convicción propia. Así pues, cuando las personas insistimos en seguir aplicando estrategias de soluciones disfuncionales con una determinada realidad, lo que mantiene el problema es precisamente lo que hacemos, sin éxito, para resolverlos.

Para crear un cambio y construir una realidad más funcional, desde la perspectiva del problem solving y la terapia estratégica, no tomaremos en consideración el modo en que el problema se ha formado en el pasado, sino cómo éste se mantiene en el presente. Lo que debemos interrumpir, cuando queremos cambiar una realidad, es su persistencia; sobre su formación ocurrida en el pasado, no tenemos ningún poder de intervención. Recurrir a informaciones sobre el pasado de la persona, representa un medio para poder preparar las mejores estrategias de solución de los problemas.

07

En realidad no existe ninguna conexión “causal lineal” entre cómo un problema se crea y cómo éste persiste y cómo puede ser cambiado y resuelto. En cambio, si existe una “causalidad circular” entre cómo un problema persiste y lo que las personas hacen para resolverlo sin éxito. Cuando se pretende provocar cambios, lo importante es concentrarse en las tentativas de solución disfuncionales, ya que cambiando o bloqueando éstas, se interrumpe el círculo vicioso que alimenta la persistencia del problema. Una intervención llevará a la ruptura del equilibrio disfuncional creando otro equilibrio más funcional, basado en nuevas percepciones de la realidad, resolviendo el problema.

En relación a las resistencias al cambio y el equilibrio disfuncional, deberemos pues crear experiencias perceptivas concretas que pongan a la persona en condiciones de sentir algo distinto con relación a la realidad que debe cambiar, para abrir de este modo la puerta a reacciones diferentes, ya sea de tipo emotivo o comportamental. El famoso cibernético Heinz von Foerster, afirmaba “si quieres ver, aprende a obrar”. La idea es que para obrar de un modo diferente sea necesario antes aprender a ver el mundo de un modo diferente. Con esto aprenderemos antes a obrar de forma diferente para poder entender de forma diferente y así cambiar nuestra propia percepción de la realidad.

Para la superación de un problema se requiere primero la ruptura del sistema circular de retroacciones entre el sujeto y su realidad, el cual mantiene la situación problemática. A esta fase, le sigue la redefinición y consiguiente modificación de las representaciones del mundo que obligan a la persona a crear respuestas disfuncionales.

Los seres humanos nos relacionamos con la realidad, y a partir de ahí cada uno de nosotros la relaciona con nosotros mismos, con los otros o con el mundo. Mediante este proceso los sujetos construimos la realidad que nosotros mismos sufrimos o manejamos.

“Yo he hecho esto” dice mi memoria.

“Yo no puedo haber hecho esto” dice mi orgullo, y se mantiene inamovible.

Al final la memoria se rinde.

FRIEDRICH NIETZSCHE. Como se filosofa a martillazos

 

 

 

logo-ampsico-web

 

 

Macarena Cutillas

Macarena Cutillas

Tener el valor de salir del camino establecido para cambiar nuestro rumbo es un proceso muy personal. Es bueno rodearnos de gente que nos inspire y llene de energía para avanzar hacia nuestros propios logros.

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Macarena Cutillas, profesora de yoga y mujer inspiradora que contagia energía y entusiasmo.

La hemos entrevistado para que conozcáis su valiente historia.

Háblanos un poco de ti, sabemos que no siempre te dedicaste al yoga ¿Cómo te decidiste a dar este cambio?

Yo me dedicaba a algo totalmente diferente, la abogacía. Intuía que no era lo mio, que no tenía que ver conmigo. Lo intenté durante cinco años. Pero en un viaje a Costa Rica, probando una clase de Hot Yoga, algo se abrió en mi.

Desde ese día fui consciente de un cambio tanto en el cuerpo como en las emociones. Saqué un montón de frustración y de ira que tenía acumulada desde hacía meses o incluso años. A partir de esa apertura volví a España y empecé a practicar yoga.

Fue entonces cuando pensé que quería disfrutar de la vida con salud tanto física como mental. A los 5 meses me marché a California dejando atrás la carrera que había seguido para empezar el training de profesores. Quería ser profesora de yoga y compartir esta filosofía de vida con los demás.

Después fui a Nueva York, India, Bali y mientras hacía formación como profesora de yoga observaba el uso del yoga en el mundo y me di cuenta de que en España está muy poco desarrollado. Fue entonces cuando decidí volver a España y abrir el centro.

¿Cuál era tu sueño de pequeña?

Yo me imaginaba siendo una abogada, empresaria y/o economista en mi propio despacho tomando grandes decisiones y ganando mucho dinero.

¿Cuál ha sido el mayor reto al que te has tenido que enfrentar? ¿y el mayor logro que has conseguido?

El primero fue el cambio. Siempre había pensado que tenía que seguir un camino no aunque no me gustara. Durante el cambio el reto fue que descubrir qué es lo que realmente me hace feliz y convertirlo poco a poco en una nueva forma de vida.

Mi mayor logro ha sido desarrollar una parte de mi que pensé que no existía, la creatividad. En el derecho nunca lo habría podido aplicar. Yo pensaba que no era nada creativa. Pero desde que hago lo que me hace feliz y me motiva me doy cuenta de otras facetas mías que tenía adormecidas de entre ellas la más importante para mi es la creatividad.

¿Qué consejos le darías a otras personas que desean tomar las riendas de su vida?

Primero no precipitarse, tomar las decisiones con calma y tiempo. Y por otro lado buscar lo que te haga feliz.

Desde el punto de vista del yoga ¿cómo se relacionan el cuerpo y la mente?

El yoga entiende que somos cuerpo, mente y espíritu. Según las escrituras de yoga lo más importante es la mente mientras que el cuerpo es una casa en la que vives.

Por eso se trabaja físicamente primero, preparando el cuerpo para poder llegar a la mente. El objetivo es que la mente no te domine a ti sino que tu seas capaz de usarla como y cuando quieras aprendiendo a parar.

Vivimos en una sociedad en la que el estrés está muy presente ¿Qué efectos crees que tiene en nuestra salud mental y física?

yoga en grupo

Por un lado hay un avance, al tener tantas cosas e información a un alcance inmediato. Sin embargo, todo avance tiene una contra y es que vivimos en una sociedad en la no sabemos lo que queremos pero lo queremos ya.

Es importante pararnos a ver  que es lo que tu eres y  quieres para dejar ese estrés a un lado.

 

Una expresión o frase que te resulte inspiradora.

 “Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre”.  Mahatma Gandhi.

 

Ampsico ha empezado a colaborar con Californian Hot Yoga para facilitar que tanto alumnos como pacientes puedan lograr ese bienestar físico y psicológico. Si quieres tener a Macarena como tu profesora de yoga acude a su centro y dile que vas de parte nuestra 😉

Si te has quedado con más ganas de Macarena puedes observarla en acción en el siguiente vídeo:

Que tu empresa sea tu pasión

 

Profesora de yoga en Californian Hot Yoga

Ampsico, psicólogos y pedagogos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies