GRACIAS

Carta de una terapeuta a una participante de un taller

 

A ti, que cuando entraste por esa puerta el primer día pusiste toda tu confianza en nosotras, en personas desconocidas. A lo mejor no lo sabes, o sí, pero estábamos igual o más nerviosas que tú.

A ti, que has hecho realidad un trabajo que llevamos tiempo creando con ilusión y corazón. Pero si no hay receptoras tan implicadas como tú, nada de esto tendría sentido.

A ti, que cuando te proponemos una dinámica, por muy disparatada que sea, te pones en marcha como si te fuera la vida en ello y te transformas en lo que te pedimos. ¡Viva la improvisación y viva la motivación!

A ti, que semana tras semanas sigues viniendo dejando, aunque sea por unas horas, tus quehaceres y asuntos importantes del día a día. Cada una tenemos una historia y un presente, pero juntas le damos al pause del tiempo y nos metemos en este espacio que hemos creado paralelo al mundo. Nuestro mundo. Será algo temporal en el tiempo, pero con eterno aprendizaje para el corazón. O al menos eso queremos, para eso trabajamos.

A ti, que cuando terminamos una de nuestras sesiones, casi siempre con el reloj avisando de que nos estamos excediendo, de repente caes que han pasado más de dos horas reales. Cuando para ti tan solo ha sido un rato. Ese feedback tan sincero es para nosotros grandioso.

A ti, que te atreves a contarnos tus historias, tus miedos, tus preocupaciones y cualquier otro asunto que te ronda por la cabeza. Eres muy valiente al relatarlo en voz alta y permitir que el resto te escuchemos. Esa exposición no es fácil.

A ti, que pieza a pieza construyes el puzzle de tu vida, el puzzle de tu autoestima. Descubriendo que eres la principal protagonista de la película y adquiriendo una sensación de control sobre ti. Ese es el mayor premio. Ese es el verdadero aprendizaje. Enhorabuena. ERES ÚNICA, créetelo.

A ti, que permites que tu risa, llanto, frustración o cualquier otro acontecimiento que te abruma, fluya. Le das espacio. Lo muestras. Sin censura. A nosotras nos llena el alma. La realidad de las situaciones y la espontaneidad de las personas como tú es lo que nos hace crecer. Una y mil veces gracias.

A ti, que has venido para cambiarnos. Has venido para quedarte en nuestro corazón.

 

Gracias por todo, gracias por tanto.

 

Te puede interesar:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro
e-mail

 

Tenemos talleres, publicaciones interesantes, descargables...
¡Y muchas NOVEDADES!

Gracias por formar parte de este proyecto. Recibirás cada mes un email con información de talleres, publicaciones y demás para que no te pierdas nada. Esperamos que lo disfrutes tanto como nosotras.

Compartir es de sabios

WhatsApp chat