¿Qué es el Yoga Restaurativo?

¿Qué es el Yoga Restaurativo?

 El yoga restaurativo es una práctica que conduce a un profundo estado de bienestar. Es un yoga sencillo, al alcance de todos, con opciones para que cada cual haga lo que más le convenga en función de su estado, de sus capacidades o de lo que pueda en cada momento.

 

En él la relajación, la respiración y el trabajo con soportes facilitan la integración y son protagonistas para activar los procesos de cada persona.

yoga restaurativo

Estando plenamente presentes en nuestro cuerpo mientras hacemos un trabajo físico pasivo y a la vez, muy profundo y meditativo, se trabaja a nivel físico, emocional y espiritual. Ello facilita que lo que se tenga que dar se dé, que podamos fluir y soltar nudos energéticos, físicos, mentales y emocionales, permitiendo el propio autoconocimiento y el proceso natural de equilibrio.

 

Al entrar en un estado de relajación respiramos más lentamente, el pulso y las fluctuaciones de las ondas mentales se desaceleran, y el sistema nervioso entra en pleno descanso. Esto en combinación con los beneficios de las posturas del yoga hace que el cuerpo pueda recargarse de energía y encontrar el equilibrio, donde comienza a sanar de manera natural.

 

Emocionalmente una sesión de yoga restaurativo nos da una sensación de armonía y revitalización.

 

 

Conecta contigo

Conecta contigo

La respiración es un acto bello que nos conecta con nosotros y el momento presente, aquí y ahora.

En nuestra vida diaria respiramos pero olvidamos que estamos respirando. Es fácil encontrar que nuestro cuerpo esté en un lugar y nuestra mente esté con frecuencia en otro.Aquí y ahora

Respirar constituye una práctica de desapego, la vida fluye hacia dentro y hacia afuera, sin agarrarse a nada. Cada vez que el aire sale, dejamos partir aquello que ya no nos sirve, materia que no necesitamos. Con cada inspiración entran en nuestro cuerpo y tejidos oxígeno y energía fresca.

Si lo hacemos de manera limitada y encorsetada, así es como nos sentiremos. Una respiración consciente y profunda es esencial para el buen funcionamiento de los órganos, de nuestra salud física y mental.

Con la respiración consciente conectamos nuestra mente y nuestro cuerpo, aquí y ahora. La respiración consciente es tu ancla en el momento presente.

 

Te propongo que durante esta semana, te tomes 10 minutos al día para realizar una RESPIRACIÓN CONSCIENTE:

  1. Elige un momento del día y un lugar tranquilo, quizás al despertar o al anochecer antes de ir a dormir.
  2. Siéntate o túmbate en una postura cómoda y cierra los ojos.
  3. Inspira y expira por la nariz. Si te resulta incómodo, puedes hacerlo por la boca.
  4. Al inspirar llena los pulmones de abajo a arriba, como si llenaras un vaso de agua, primero el bajo abdomen, luego el medio abdomen y lo ultimo el pecho. Conforme inspiramos, sentimos verdaderamente el aire llenando nuestros pulmones.
  5. Al expirar vamos a dejar que se vaya vaciando de arriba a abajo, como cuando bebemos el vaso de agua del vaso, primero bebemos el agua del tope luego el que hay en la mitad del vaso y por último el agua del fondo. Exhalamos pues primero el aire del pecho, luego del medio abdomen y por último el aire del bajo abdomen.
  6. Si durante la práctica te viene cualquier pensamiento o idea, date cuenta ello y vuelve con tu atención a la respiración.
  7. La respiración se irá haciendo de forma natural más lenta y profunda.
  8. Para salir de esta práctica, hazlo poco a poco, abre los ojos, mueve un poco las manos, lo pies, las piernas o estírate si es lo que te apetece hacer.

 

Te dejo este audio por si quieres utilizarlo para ello.

Disfrútalo,

 

diana torres

psicóloga. Yoga terapéutico

 

La satisfacción puede empezar por un par de zapatillas

La satisfacción puede empezar por un par de zapatillas

Correr es algo natural e inherente al ser humano. Todos sabemos correr. Está en nuestro ADN, en nuestra estructura morfológica y en nuestra mente. No así montar en bicicleta o nadar, actividades no naturales y que requieren una preparación o aprendizaje previo en cualquier ser humano.

 

Por ejemplo, salir corriendo, es una respuesta involuntaria. Es una respuesta mental e inconsciente ante algún peligro inminente que requiere una rápida respuesta por nuestra parte. La evaluación de ese peligro (un accidente, una situación violenta, una noticia trágica, etc.) por parte del cerebro, incita generalmente a la acción rápida, y activa nuestro cuerpo para responder de forma inmediata en base a la decisión que tomamos en ese momento. 

 

Pero correr puede ser también una herramienta consciente de respuesta voluntaria ante algún peligro existente en el medio o largo plazo. Son esos peligros que están ahí, que no solemos ver, y que poco a poco van haciéndose más grandes y difíciles de gestionar.

running

Vivir descontento, sin ganas, con poca ilusión, sin rumbo, con estrés constante, con inseguridades, con falta de confianza en uno mismo…son “peligros”. “Peligros” que nos acechan a todos en algún momento de nuestras vidas, y de los que es necesario salir adelante. Unas veces cuesta más, y otras menos. Todo depende de qué hagas para cambiar la situación: no hacer nada, es lo peor que puedes hacer. 

 

Correr puede ayudar a cambiar estas situaciones. El “running”, como se dice ahora, es la actividad deportiva por excelencia para ayudarte a sentirte más satisfecho con tu vida y acabar con esos “peligros”. 

 

¿Por qué correr?

  • Sales de la rutina de siempre y cambias tus hábitos. Ya sólo ponerte las zapatillas e intentarlo, es el primer triunfo.
  • Haces ejercicio. Vital para mejorar tu salud (junto con otro tipo de hábitos) y previene de contraer determinadas enfermedades.
  • Cada pequeño reto que superas, es un triunfo. Un día 10 minutos, otro 15, 20, así hasta seguir superándote. Así hasta que un día te metes 10 kilómetros en menos de una hora. No hay límites. Los pones tú.
  • Cuando terminas el reto diario, no hay mayor sensación de felicidad y satisfacción que haber logrado tu objetivo. La serotonina que segrega el cerebro tras un entrenamiento es capaz de generar en una persona, una increíble sensación de bienestar y satisfacción.
  • Esa sensación de satisfacción, unido a una rutina de entrenamiento ordenada, son capaces de mover montañas y de evolucionar hábitos y comportamientos diarios en cualquier persona. Le cambian la vida.
  • La experiencia de entrenar, de afrontar dificultades en la carrera, de perseverar, de tener malos días y de superarlos, es una riquísima fuente de aprendizaje para el día a día en tu vida personal y profesional
  • En el medio plazo serás capaz de comprobar cómo día a día tu vida ha ido mejorando en cuando a satisfacción. Te sientes más seguro de ti mismo, más feliz con los demás y con una mayor ilusión por todo aquello que te rodea.

 

El “running” es una medicina perfecta para mejorar la satisfacción en general con uno mismo y con la vida que tenemos. 

Beneficios correr

 

Una vez llegado hasta aquí… ¿Quieres empezar a correr? ¿No sabes cómo empezar? A continuación te mostramos una pequeña guía de ayuda para que puedas arrancar de la forma más sencilla posible:

 

  1. Piensa en un parque cerca de casa, un lugar donde pasear, desconectar y sentirte libre.
  2. Sal cuando puedas, e intenta aprovechar el sol. Eso sí, ponte unas zapatillas deportivas, si puede ser, especiales para correr.
  3. Comienza andando, al menos la primera media hora. Ve a un ritmo creciente hasta que empieces a sentir “calor”.
  4. Pasada media hora comienza a correr, despacio, con calma… intenta aguantar al menos 10 minutos. Vas a sufrir, pero ese sufrimiento es la clave del esfuerzo y de la mejora. ¡Verás como pronto merece la pena!
  5. Cuando “no puedas más”, para y sigue caminando al menos 15 minutos.
  6. Cuando acabes… piensa: ¿cómo te has sentido? ¿Con cuántos corredores te has cruzado? ¿Crees que merece la pena correr para mejorar tu estado de ánimo y tu fortaleza?
  7. Intenta seguir esta rutina con regularidad, por ejemplo, dos veces a la semana… y trata de correr cada vez más tiempo… Ten paciencia, pero el primer mes ya verás como algunas cosas irán cambiando.

 

Dicho esto… ¿a qué esperas para ponerte un par de zapatillas?

 

 

Aprende porque las dietas fracasan y como evitarlo

Aprende porque las dietas fracasan y como evitarlo

Aprende porque las dietas fracasan y como evitarlo

 

Como sabemos, han acabado las navidades, momento de estar con la familia y de tener relaciones sociales enmarcadas en un escenario de opulencia alimentaria. Quién más y quién menos hemos cogido peso que no deseamos mantener, por lo que es bastante frecuente el ponernos a dieta de cara a encontrarnos mejor y recuperar una forma física deseada.

En el mundo en que vivimos, es común conocer diversas dietas, pero lo paradójico que se desprende de un análisis, es que todas ellas son eficaces y son capaces de producir efectos de adelgazamiento real en quienes las siguen.

El problema esencial de cualquier dieta no reside en su eficacia en sí, sino en su mantenimiento a largo plazo.

En éste análisis, se desprende que, el seguimiento y adhesión a las recomendaciones dietéticas presentan un resultado de un 10%, mientras que si lo comparamos con el seguimiento de la toma de fármacos, asciende a un 80%. Es por eso que parece claro que el problema reside precisamente en la dificultad de llevar a la práctica, y sobre todo a mantener a lo largo del tiempo, las indicaciones dietéticas.

En el caso de que aceptemos seguir una dieta, con las restricciones que ella conlleva, y somos capaces de mantenerla hasta que termine, lo más probable es que adelgacemos. Pero ¿y si no somos capaces de seguir las indicaciones? Estamos abocados a mantener un círculo vicioso de “empezar la dieta”.

 

El motivo de que las dietas y su mantenimiento fracasen, es que todas se basan en el control, de la limitación y del sacrificio. Es por eso que antes o después se vuelven insoportables porque chocan de forma frontal con la sensación básica fundamental en la que se basa nuestra relación con la comida: El placer.

Desde el punto de vista de la terapia estratégica, ante estas situaciones de restricciones dietéticas, tenemos diversas soluciones fallidas, que tendremos que tener en cuenta a la hora de ponernos a dieta:

El efecto de transgresión: Cuanto mayor es la prohibición, mayor es el deseo.

Una forma segura de fracasar ante un proyecto de dieta es prohibirse los alimentos deseados e incluso con más calorías. Debido a que si se prohíbe, se vuelve más deseado y como la crecida de un río, se agolpa el deseo sobre el dique y se desborda o bien rompe el dique y se propaga de forma violenta.

Parafraseando a Oscar Wilde, “no hay nada más irresistible que una prohibición por transgredir”.

El efecto condena: el éxito aparente.

Se refiere a la secuencia que encarna el éxito de lograr estar a dieta y perder kilos de más, mantener el equilibrio durante cierto tiempo y luego, inexorablemente, perder el control y engordar de nuevo. Es como en una condena bíblica, tras haber obtenido, con grandes esfuerzos, el logro de adelgazar, llega el fracaso de verse nuevamente arrebatado por el demonio del hambre compulsiva. Es como en el mito de Sísifo, que:

“fue condenado por Zeus a empujar un enorme pedrusco por una cuesta empinada hacia la cima, para luego verlo rodar hacia abajo y tener que empezar de nuevo, eternamente y sin tregua”.

 

El efecto evitación: Para evitar las tentaciones, renuncio a las sensaciones.

Cuando evitas que te inviten a cenar, comidas de empresa, o cualquier evento social con comida por medio, donde podría poner en peligro el esfuerzo realizado para mantener la línea. Personas que están siempre a la defensiva en cuanto a tentaciones culinarias ya que temen, y con razón, que la menor cesión frente al placer de comer, generaría un rápido colapso de la línea  que les ha costado tanto conquistar. Pero como dijo San Agustín,

“nadie puede vivir sin placer”.

El efecto rebelión: ya que no lo consigo, me dejo llevar.

Cuando el intento de alcanzar y mantenerse en buena forma física falla repetidamente, la persona puede reaccionar, según su carácter, de varias formas, pero una de las reacciones más frecuentes es la rebelión total frente al sacrificio alimentario, por lo que el individuo se deja ir y se abandona por completo al placer de comer y beber. Todo ello con la premisa de Oscar Wilde, para éstas personas

“la única forma de liberarse de una tentación es caer en ella”.

El efecto de lucha continua: debo gastar más de lo que como.

Si seguir una dieta es una meta difícil de alcanzar, parece razonable el pensar que si se consume más de lo que se ingiere en términos calóricos, las cuentas deberían dar un resultado favorable. Si este razonamiento siguiera un fundamento matemático sería perfecto, pero es mayor el esfuerzo psicológico que el físico, ya que si físicamente es posible soportar el ejercicio físico diario prolongado, psicológicamente esto se convierte en una obsesión. La mayoría de las veces el aumento del ejercicio físico lleva a un aumento del apetito, bien sea por el estímulo fisiológico natural del movimiento o bien por una especie de “compensación o premio” por el esfuerzo realizado. Así, cuanto más ejercicio físico realizo, más tiendo a comer, pero cuanto más como, más movimiento físico me veré condenado a hacer, activando así el círculo vicioso.

 

En definitiva, estas soluciones fracasadas, se basan siempre en la máxima de “si no te lo concedes, será irrenunciable…”.

En caso contrario, “si te lo concedes, podrás renunciar a ello”. En esto se basa la forma de proceder para tener éxito en una dieta, desde la posibilidad de empezar a hacer concesiones sin que las restricciones sean el único funcionamiento para poder enfrentarnos al problema de la dieta.

Por tanto, si una solución ante un problema no funciona y se repite, conduce a fracasos adicionales. Si una persona sigue haciendo lo que ha hecho siempre, obtendrá lo que siempre ha obtenido, y si además aumenta la dosis, aumentarán también los efectos obtenidos, por lo que cerraría el círculo vicioso ante los diversos problemas que nos encontramos en la vida.

En definitiva, si se sigue insistiendo en utilizar las mismas soluciones ineficaces, el problema se mantendrá siempre sin resolver. Además, la desilusión ante el fracaso habitual, conduce a una actitud de renuncia ante la aparente “imposibilidad” de perder peso y mantenerse en forma.

 

Siguiendo la experiencia de Albert Einstein

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.

 

Neurodidáctica: la llave de un aprendizaje más eficaz

Neurodidáctica: la llave de un aprendizaje más eficaz

Si tuvieras que remontarte a tu etapa de estudiante y pensar en una clase de geografía, por ejemplo, ¿qué imagen viene a tu mente? Casi con seguridad, estarás visualizando a tu profesor delante de la pizarra o en su mesa hablando durante toda la clase sobre el tema. Tus compañeros estarán sentados en sus sillas mirándole o tomando apuntes; con suerte contará alguna anécdota curiosa o dejará caer pistas de cara al examen, en el que para aprobar tendrás que ser capaz de recordar fechas, personajes relevantes, etc. Sin embargo, ¿es este el método de aprendizaje más afectivo? La respuesta parece ser negativa. Y es que en los últimos años, han surgido nuevas disciplinas educativas entre las que la neurodidáctica va en cabeza.

 

¿Qué es la neurodidáctica?

 

La neurodidáctica es la disciplina que estudia la optimización del proceso de enseñanza a partir del desarrollo del cerebro y la utilización de todo su potencial. El mayor descubrimiento que ha hecho la neurodidáctica a la pedagogía es el hecho de que para aprender, es necesario que el cerebro “se emocione”. Esto se consigue al motivar al estudiante y captar toda su atención en una tarea. En este fragmento de la película “School of Rock” se puede apreciar, de forma clara cuál es este “efecto” que la neurodidáctica busca provocar en lxs alumnxs de esta clase de música.

 

 

¿Cuáles son los fundamentos de la escuela neurodidáctica?

 

  • Comunicación bidireccional y multisensorial. El/la profe ya no se dedica a exponer toda la información. Proporciona el material utilizando varios canales sensoriales: vídeos, foros, etc. Anima a lxs alumnxs a que sean ellxs quienes los busquen, guiando el proceso y aclarando los contenidos conjuntamente.niños estudiando ordenador

 

  • La distribución del aula, juega un papel fundamental. Puesto que somos seres sociales, aprendemos por observación e imitación. Las mesas se moverán en función de la tarea, colocándose en forma de semicírculo para las explicaciones y en grupos de cuatro para el trabajo cooperativo, es decir, el aprendizaje en equipo.alumnos aprendizaje cooperativo

 

  • Uso de memorias significativas. Las emociones positivas tienen efectos beneficiosos sobre el aprendizaje, mejorando la atención, la memoria o la resolución creativa de problemas. Esta activación favorecerá el paso de contenidos a la memoria a largo plazo.

 

  • Estructuración de las actividades en el aula de modo que se favorezca la interacción social.

 

  • La forma de evaluar si la información ha sido interiorizada es comprobar si lxs alumnxs son capaces de explicar o aplicar esa información a distintas situaciones. Es necesario fijar objetivos individuales y grupales. Los propios alumnos analizan si se han alcanzado los objetivos propuestos conociendo las aportaciones de cada uno y modificando aquellas que lo necesiten. También el fomento de la autoevaluación, es una medida importante. A través de cuestionarios o encuestas, lxs alumnxs reflexionan y después comparten estás reflexiones con el resto de sus compañerxs.

 

“Cuéntamelo y lo olvidaré. Enséñamelo y quizás lo recordaré. Hazme partícipe y lo aprenderé.”

Benjamin Franklin.

 

 

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies