¿Cuál es la relación entre autoestima y asertividad?

¿Cuál es la relación entre autoestima y asertividad?

La semana pasada, Cristina nos hablaba un poco en este post de la importancia de tener una autoestima sana, siendo conscientes de nuestras fortalezas, pero además también de nuestros límites. En esta ocasión nos vamos a centrar en explicar la influencia recíproca entre autoestima y asertividad.

Pero para empezar, ¿qué es la asertividad? Nos referimos a un estilo de comunicación mediante el cual expresamos y defendemos nuestros derechos, intereses, opiniones y preferencias desde el respeto y sin ofender a los demás. También contempla la habilidad para decir “no”, que nos ayuda a la hora de rechazar peticiones que consideramos que son abusivas y que no estamos en disposición de poder aceptar. Esta habilidad juega un papel crucial de cara a crear y mantener relaciones sociales satisfactorias.

Además del estilo de comunicación asertivo, tenemos otras dos formas de comunicación que se sitúan en los extremos: el agresivo y el pasivo. El primero no tiene en cuenta las necesidades de los otros, impone su criterio y únicamente se centra en lograr sus propios intereses. Por contra, el estilo pasivo antepone los deseos, necesidades e intereses de los demás por encima de los propios, mostrando una actitud de sumisión con el fin de evitar los conflictos.

Mientras que los estilos pasivo y agresivo suelen llevar aparejados sentimientos negativos, frustración, culpabilidad y sensación de falta de control, el comportamiento asertivo permite una comunicación más directa y honesta con los demás, acompañándose normalmente de pensamientos, sentimientos y conductas que se relacionan con una autoestima saludable: habla fluída y firme, seguridad, contacto ocular no desafiante y una postura corporal relajada.

Existe una relación muy estrecha entre autoestima y asertividad, de tal manera que nos podemos encontrar en muchas ocasiones con personas que tienen una baja autoestima debido, entre otros aspectos, a que no suelen practicar un estilo de comunicación asertivo. En cambio, la persona que posee una autoestima sana y fuerte se considera valiosa por sí misma, se acepta tal y como es y no necesita la aprobación de otros, y todo esto se traduce en que no siente temor a la hora de defender algo que considera inadecuado y que le está produciendo malestar.

En definitiva, hemos querido resaltar la importancia que tienen estos conceptos a la hora de mantener relaciones interpersonales de buena calidad, y además cómo influye de manera positiva en nuestro bienestar a nivel individual.

Begoña López

 

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

 

Cómo favorecer tu autoestima y mantenerla

Cómo favorecer tu autoestima y mantenerla

Cómo favorecer tu autoestima y mantenerla

 

La autoestima es un elemento clave para lograr el equilibrio emocional. Te ayuda a poder minimizar las adversidades de la vida. A lo largo del Desafío Cultiva Amor Propio hemos visto la importancia de desarrollar una buena autoestima y múltiples formas de conseguirlo. La pregunta ahora sería: ¿cómo la mantenemos?

 

¿Qué es la autoestima?

Según Bertrán, Noemí y Romero la autoestima es la apreciación que haces de ti mismo/a y debería integrar una autopercepción realista que incluya los aspectos potentes y más débiles de ti.

Una percepción REALISTA significa que además de que tengas presente tus fortalezas también debes considerar tus límites. Esos límites que te ayudan a cuidarte frente a esos mensajes Mr. Wonderfulianos de “Tú puedes con todo”, “Nada se te va a resistir hoy”… La autoestima genuina no busca que te infles de un optimismo falso que te lleve a no distinguir aquello que no es saludable para ti.  

 

¿Para qué sirve?

Principalmente tener una autoestima positiva implica que tendrás más presente las habilidades y estrategias necesarias para enfrentar situaciones difíciles. Por ejemplo, cuando tienes un pequeño despiste en el trabajo en lugar de machacarte con autocríticas como “deberías haberte dado cuenta”, “como se te ha podido pasar una cosa así” puedes contextualizar el error, aprender de él y seguir adelante. Es decir, que la autoestima positiva te permite ser más resiliente, minimizar los efectos de la adversidad y salir fortalecido/a.

Otra consecuencia natural de tener una autoestima positiva es saberte valioso/aEs decir, eres digno/a de ser querido/a tal cual eres. Esto permite que no tengas que verte en situaciones en las que no quieres estar. Me explico con otro ejemplo, cuando no has podido decir que no a gente con la que en realidad hubieras preferido no quedar. Una autoestima positiva te permite comunicarte de manera asertiva y de ese modo rodearte de aquellas personas que realmente suponen un apoyo para ti.

 

Y ahora ¿cómo prevenir las recaídas?

 

Estos últimos meses hemos enviado dos retos semanales para que puedas observar, reflexionar y tomar conciencia de aspectos importantes de tu día a día. Tras este camino recorrido ahora tenemos que encontrar la manera de mantenerlo. 

Nuestra arma para reconectar con esa autoestima positiva en días complicados es crear un cofre para los días grises. Esta técnica proviene del libro 200 tareas en terapia breve de Mark Beyebach y Marga Herrero de Vega. A continuación te explicamos paso a paso en qué consiste. 

  1. Busca una caja, un bote, un joyero… debe ser un objeto merecedor de esta tarea.
  2. En esta caja vamos a guardar pequeñas notas. Cada nota contiene un “recurso” con ideas para aumentar la autoestima (escucha esta canción, llamar a XXX…) 
  3. Guarda tu cofre junto a los medicamentos.
  4. Recurre a él cada vez que lo necesites.

En situaciones de riesgo o especialmente estresantes no es posible reconectar fácilmente con esas fortalezas. Es entonces necesario un proceso terapéutico para poder observar qué provoca el desequilibrio personal y redescrubrir las herramientas personales necesarias para sobrepasar la adversidad. Ya sea como causa o como consecuencia, una autoestima dañada acompaña de manera habitual a la gran mayoría de disfunciones y trastornos psicológicos. Encuentra el equilibrio que necesitas.

La primera edición del Desafío Cultiva amor propio ha sido una experiencia formidable. Los/las participantes habeís recibido dos retos semanales mediante una newsletter en las que se os invitaba a trabajar en aquellos áreas importantes para el Amor Propio. Si te interesa apuntarte a futuras ediciones  invitamos a futuras ediciones del reto “Cultiva Amor Propio” puedes apuntarte haciendo click aquí

 

 

 

Tienes un potencial de luminosidad,

conecta con tus fortalezas y

BRILLA

 

 

Cristina García Van Nood, psicóloga en Ampsico

 

 

 

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

Soy psicólogx, ¿necesito un plan de empresa? ¡SÍ!

Soy psicólogx, ¿necesito un plan de empresa? ¡SÍ!

¿Qué es un plan de empresa y para qué sirve?

Un plan de empresa es un documento que recoge todos los datos de los que se compone una empresa, proyecto o negocio, y que debe realizar la persona que desarrolle la idea.

En él se plasman todos los aspectos del proyecto descritos con la mayor precisión, pues supone la guía básica en la que se analiza, describe y estudia un negocio (o idea de negocio), donde se define la viabilidad, estructura, funcionalidad y prospectiva del mismo.

Su función es básica, pues es importante tener clara su construcción y desarrollo. En el plan de empresa se describen las claves y los pilares de una idea empresarial, y servirá como base de trabajo para futuras mejoras y cambios en el negocio.

 

¿PARA QUÉ SIRVE UN PLAN DE EMPRESA?

Según describe la Dirección General de Industria de la Pequeña y Mediana Empresa, sus funciones son principalmente dos:

  1. “Permite al promotor del proyecto llevar a cabo un exhaustivo estudio de todas las variables que le pudieran afectar, aportándole la información necesaria para ayudarle a determinar la viabilidad del mismo. Una vez en marcha, el Plan de Empresa servirá como herramienta interna para evaluar la marcha de la empresa y las desviaciones sobre el escenario previsto”.
  2. “El resultado del Plan de Empresa se puede utilizar como carta de presentación del proyecto ante terceras personas a las que solicitar cualquier tipo de colaboración o apoyo económico: entidades financieras, inversores institucionales o privados, organismos públicos y otros agentes implicados”. —- En este punto es importante marcar que nosotros recomendamos el resumen ejecutivo [1]antes que el plan de empresa, aunque bien es cierto que te pueden pedir un plan de empresa para subvenciones, ayudas o cualquier otra dotación económica.

 

Ahora bien si yo soy psicólogx y quiero poner una consulta (o similar)… ¿necesito un plan de empresa?

Podrás contestarte a ti mismx si tu respuesta es SÍ a estas cuatro cuestiones:

  • ¿Es una actividad que va a generarte dinero?
  • ¿Es un trabajo que implique inversión de dinero de cualquier cantidad?
  • ¿Harás publicidad de cualquier tipo? (Esto también incluye charlas, tarjetas, anuncios, etc).
  • ¿Vas a intercambiar tu trabajo por una remuneración económica?

 

Si has contestado que sí a todas, estás planeando un negocio, por lo que necesitas un plan de empresa. Y te explicamos más en el siguiente punto.

 

¿Por qué necesito uno? Soy psicólogx, no empresario

Normalmente, los psicólogxs siempre denominamos a nuestros clientes “pacientes”, porque nuestro trabajo así nos lo marca; pero bien es cierto, que son clientes en la medida en la que desembolsan un dinero por un servicio profesional, como pueda ser un fisioterapeuta, un dentista o un abogado.

Es importante no perder la perspectiva de profesionales de la salud, pero tampoco hemos de perder la perspectiva de que, si queremos ganarnos la vida con nuestra profesión, es importante seguir el código deontológico, que no es incompatible en ningún momento con el concepto de negocio o empresa.

Una empresa, según define la RAE, es una “unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos”, por lo que, a no ser que trabajes gratis (también en concepto de ONG o asociación sin ánimo de lucro), tu trabajo de psicólogo es una empresa, incluso aunque seas tú el único trabajador.

 

¿Cómo me ayuda como psicólogx tener un plan de empresa?

Pues te ayuda como a cualquier otro negocio o proyecto, porque no es incompatible con el ejercicio de nuestra profesión en ningún aspecto.

Es básico que tengas claro QUÉ vas a hacer (servicio que ofreces), CÓMO lo vas a hacer (forma del servicio que ofreces: online, talleres, individual, otros…), DÓNDE lo vas a hacer (consulta física, lugar concreto, despacho, en un gabinete profesional), CON QUÉ lo vas a hacer (cómo lo vas a costear y cuánto te va a costar, de dónde sacarás el dinero) y CON QUIÉN lo vas a hacer (socios, otros profesionales, inversores).

Te pondré un ejemplo que seguro entenderás y que es un símil de la importancia de la organización empresarial vs. importancia de la organización de las terapias psicológicas. Imagina que llega un paciente a tu consulta, con un problema de fobia a las alturas:

  • Tú decides tratarle (defines el QUIÉN).
  • Antes de intervenir, en cualquier caso, haces un análisis exhaustivo del caso (defines el QUÉ).
  • Y eso te lleva a decidir las técnicas que aplicarás (estableciendo el CÓMO).
  • Para construir tu DS y describir los ítems de la escala (CON QUÉ).
  • Así decidirás si necesitas un escenario real o no necesitarás ubicar el lugar (DÓNDE).

Y una vez hecho todo esto…comienzas a intervenir.

¿Se te ocurriría alguna vez comenzar a aplicar alguna DS sin haber regulado los ítems y conocido bien el contexto y los condicionantes de tu paciente? ¿Entonces por qué lo haces con tu negocio?

 

¿Qué debe contener un plan de empresa?

Vale, que no cunda el pánico, hacer un plan de empresa no es tan difícil, si sabes cómo.

¿Qué debe contener un plan de empresa?

  1. El proyecto
    • La idea: en qué consiste.
    • Por qué: justificación de por qué nace ahora la idea de negocio.
    • Los promotores: qué personas participan en él.
  2. Misión, visión, valores
    • Misión: qué es lo que se quiere conseguir.
    • Visión: perspectiva de la idea de negocio.
    • Valores: fundamentos sobres los que se sustenta la empresa.
  3. Aspectos legales y societarios
    • Licencias y derechos: tipos de licencias o derechos que se necesitan para poner en marcha la empresa.
    • Acuerdo entre socios o colaboradores: qué tipo de acuerdo existe y en qué consiste (si lo hubiere).
  4. Productos y servicios
    • Tipos de productos o servicios que se van a ofrecer: detalladas y descritos.
    • Puntos fuertes: ventaja competitiva y diferenciación respecto a otros servicios similares.
    • Carácter innovador del proyecto.
  5. Mercado
    • Qué necesidades vas a cubrir de tu público.
    • Quién y cómo son tus clientes potenciales.
    • Cuál es el tamaño y la evolución del mercado.
    • Quién y cómo es tu competencia.
  6. Plan de marketing
    • DAFO.
    • Valor diferencial de tu propuesta.
    • Plan de acción de marketing: qué vas a hacer y cuándo.
  7. Plan de ventas
    • Cuál es tu modelo de negocio: qué vas a vender, a quién, cómo lo vas a hacer, cuánto te va a costar y cuánto vas a ganar.
    • Cuál es tu política de precios.
    • Cuáles son tus condiciones de venta.
    • Cuál es tu estimación de venta.
  8. Plan de recursos humanos: equipo humano que desarrollará el proyecto, así como sus funciones.
  9. Plan económico financiero: cómo lo voy a costear, qué gastos voy a tener, cuánto voy a ganar, cuándo voy a recuperar la inversión.

 

¿Quién me puede ayudar?

Es muy recomendable que complementes tu formación como psicólogx con formación sobre emprendimiento y empresa, actualmente existen multitud de programas GRATUITOS subvencionados con fondos públicos a los que puedes acceder y que son recomendables, también existen otros proyectos privados que son muy interesantes. A continuación te dejamos algunos enlaces donde consultar:

www.eoi.es

www.camaradecomercio.es

Cursos online: https://unimooc.com/cursos/

Material online: www.psiky.es

También es cierto que he de decirte que en todos los que yo he hecho siempre me ha faltado algo: el enfoque del trabajo humano con personas. Es por eso por lo que consideramos muy importante escribir este post desde este punto de vista.

Actualmente existen perfiles de profesionales que se dedican al asesoramiento de psicólgxs para el emprendimiento, elijas lo que elijas, te recomendamos que sigas estas claves para no equivocarte:

  • Huye de mensajes como “atrae a tus pacientes en 5 pasos” o “Cómo desbloquear el inconsciente de tus pacientes” o similar. Por lo general detrás de eso no hay más que vendehúmos y coach no cualificados muy poco profesionales de los que no aprenderás nada.
  • Es importante que esa persona sepa de lo que hablas, por lo que una visión de trato humano profesional le permitirá conocer tus necesidades de forma profunda.
  • Utiliza las plataformas que ofrecen material gratuito e infórmate un poco antes de nada, eso te dará una perspectiva más específica de lo que necesitas.
  • Evita que nadie te haga nada, busca que te enseñen a hacerlo, si no, finalmente al terminar estarás en el mismo punto que al principio y no sólo no habrás aprendido nada, sino que dependerás siempre de una persona durante todo tu proyecto.
  • Compara servicios, no te quedes con el primero que encuentres, seguro que hay alguien con quien encajas a la perfección.

 

Si quieres ponerte a trabajar sobre ello te ofrecemos estas dos opciones para PSICÓLGXS que quieran EMPRENDER o quieran IMPULSAR SU PROYECTO.

23 DE JUNIO 10-14h: Cómo montar tu empresa de psicología. Cuatro horas para poner tus ideas en orden y descubrir cómo hacer un plan de empresa.

2 al 6 de julio 10-14 h: Cómo montar tu empresa de psicología (Intensivo). 20 horas en las que desarrollar tu plan de empresa al milímetro y definir todo lo que quieres hacer, de forma que tengas las ideas claras, los conceptos definidos y tu plan de acción listo para ponerlo en marcha.

 

[1] Resumen ejecutivo: documento que recoge de forma muy sintética los principales aspectos de una empresa de forma que se pueda presentar a terceros en búsqueda de una colaboración o similar. Suele tener un carácter más visual que escrito.

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

Pautas para evitar que la ansiedad domine tu vida

Pautas para evitar que la ansiedad domine tu vida

La ansiedad es la emoción que experimentamos cuando percibimos una situación como amenazante. En la mayor parte de las ocasiones, cuando hablamos de ella, solemos darle una connotación negativa. Sin embargo no siempre es así…

 

La ansiedad puede hacernos sentir prisioneros

 

Al contrario de lo que se puede pensar, la ansiedad es una emoción adaptativa. Un mecanismo de defensa que nos permite prepararnos para intervenir ante los riesgos y amenazas, tratando de minimizar las consecuencias. Nos impulsa a actuar de un modo determinado en función de la valoración que hacemos de ese peligro.

 

Cuando experimentamos ansiedad, ésta se manifiesta en tres niveles:

  • A nivel COGNITIVO: qué pensamos, qué interpretación hacemos de esa situación.
  • A nivel FISIOLÓGICO: qué sentimos desde un punto de vista más físico (palpitaciones, temblor, sudoración, opresión…).
  • A nivel MOTOR: cómo actuamos.

rueda pensamientos ansiedad

Pero si la ansiedad es una emoción que nos permite adaptarnos, ¿por qué puede llegar a hacernos sentir tan mal? ¿qué pieza no encaja en este puzzle? Uno de los elementos que marcan la diferencia es el control que tenemos sobre ellla, los pensamientos negativos que inician la rueda.

 

¿Qué puedes hacer para tener mayor control sobre tu ansiedad?

  • Indentifica qué es aquello que te preocupa y valora si tiene solución. Si la respuesta es sí, ¿qué abanico de posibilidades existe? .
  • No todo es negro o blanco. Busca un pensamiento alternativo en la “escala de grises”.
  • Evita realizar un anticipación negativa de lo que “estás segurx que ocurrirá”.
  • Utiliza técnicas de relajación, como por ejemplo la respiración, que te permitan generar un estado emocional positivo y contrario al que provoca una situación ansiógena. Si quieres conocer las técnicas de relajación más utilizadas, Cristina García te lo cuenta aquí.
  • Cambia tu foco atención, redirigiéndolo desde aquello que te preocupa hacia cualquier otra tarea que sea que te resulte placentera.
  • Cuida  tu alimentación, introduciendo en tu dieta los nutrientes necesarios y programa la práctica de ejercico físico que te permita liberar parte de la tensión acumulada.

 

Si el grado de malestar que sientes es muy elevado, quizás sea necesario solicitar la ayuda de un profesional que pueda trabajar contigo estas y otras herramientas de forma más personalizada. No olvides que pedir ayuda NUNCA es sinónimo de fracaso, sino un símbolo de valentía y fortaleza.

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies