Soy psicólogx, ¿necesito un plan de empresa? ¡SÍ!

Soy psicólogx, ¿necesito un plan de empresa? ¡SÍ!

¿Qué es un plan de empresa y para qué sirve?

Un plan de empresa es un documento que recoge todos los datos de los que se compone una empresa, proyecto o negocio, y que debe realizar la persona que desarrolle la idea.

En él se plasman todos los aspectos del proyecto descritos con la mayor precisión, pues supone la guía básica en la que se analiza, describe y estudia un negocio (o idea de negocio), donde se define la viabilidad, estructura, funcionalidad y prospectiva del mismo.

Su función es básica, pues es importante tener clara su construcción y desarrollo. En el plan de empresa se describen las claves y los pilares de una idea empresarial, y servirá como base de trabajo para futuras mejoras y cambios en el negocio.

 

¿PARA QUÉ SIRVE UN PLAN DE EMPRESA?

Según describe la Dirección General de Industria de la Pequeña y Mediana Empresa, sus funciones son principalmente dos:

  1. “Permite al promotor del proyecto llevar a cabo un exhaustivo estudio de todas las variables que le pudieran afectar, aportándole la información necesaria para ayudarle a determinar la viabilidad del mismo. Una vez en marcha, el Plan de Empresa servirá como herramienta interna para evaluar la marcha de la empresa y las desviaciones sobre el escenario previsto”.
  2. “El resultado del Plan de Empresa se puede utilizar como carta de presentación del proyecto ante terceras personas a las que solicitar cualquier tipo de colaboración o apoyo económico: entidades financieras, inversores institucionales o privados, organismos públicos y otros agentes implicados”. —- En este punto es importante marcar que nosotros recomendamos el resumen ejecutivo [1]antes que el plan de empresa, aunque bien es cierto que te pueden pedir un plan de empresa para subvenciones, ayudas o cualquier otra dotación económica.

 

Ahora bien si yo soy psicólogx y quiero poner una consulta (o similar)… ¿necesito un plan de empresa?

Podrás contestarte a ti mismx si tu respuesta es SÍ a estas cuatro cuestiones:

  • ¿Es una actividad que va a generarte dinero?
  • ¿Es un trabajo que implique inversión de dinero de cualquier cantidad?
  • ¿Harás publicidad de cualquier tipo? (Esto también incluye charlas, tarjetas, anuncios, etc).
  • ¿Vas a intercambiar tu trabajo por una remuneración económica?

 

Si has contestado que sí a todas, estás planeando un negocio, por lo que necesitas un plan de empresa. Y te explicamos más en el siguiente punto.

 

¿Por qué necesito uno? Soy psicólogx, no empresario

Normalmente, los psicólogxs siempre denominamos a nuestros clientes “pacientes”, porque nuestro trabajo así nos lo marca; pero bien es cierto, que son clientes en la medida en la que desembolsan un dinero por un servicio profesional, como pueda ser un fisioterapeuta, un dentista o un abogado.

Es importante no perder la perspectiva de profesionales de la salud, pero tampoco hemos de perder la perspectiva de que, si queremos ganarnos la vida con nuestra profesión, es importante seguir el código deontológico, que no es incompatible en ningún momento con el concepto de negocio o empresa.

Una empresa, según define la RAE, es una “unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos”, por lo que, a no ser que trabajes gratis (también en concepto de ONG o asociación sin ánimo de lucro), tu trabajo de psicólogo es una empresa, incluso aunque seas tú el único trabajador.

 

¿Cómo me ayuda como psicólogx tener un plan de empresa?

Pues te ayuda como a cualquier otro negocio o proyecto, porque no es incompatible con el ejercicio de nuestra profesión en ningún aspecto.

Es básico que tengas claro QUÉ vas a hacer (servicio que ofreces), CÓMO lo vas a hacer (forma del servicio que ofreces: online, talleres, individual, otros…), DÓNDE lo vas a hacer (consulta física, lugar concreto, despacho, en un gabinete profesional), CON QUÉ lo vas a hacer (cómo lo vas a costear y cuánto te va a costar, de dónde sacarás el dinero) y CON QUIÉN lo vas a hacer (socios, otros profesionales, inversores).

Te pondré un ejemplo que seguro entenderás y que es un símil de la importancia de la organización empresarial vs. importancia de la organización de las terapias psicológicas. Imagina que llega un paciente a tu consulta, con un problema de fobia a las alturas:

  • Tú decides tratarle (defines el QUIÉN).
  • Antes de intervenir, en cualquier caso, haces un análisis exhaustivo del caso (defines el QUÉ).
  • Y eso te lleva a decidir las técnicas que aplicarás (estableciendo el CÓMO).
  • Para construir tu DS y describir los ítems de la escala (CON QUÉ).
  • Así decidirás si necesitas un escenario real o no necesitarás ubicar el lugar (DÓNDE).

Y una vez hecho todo esto…comienzas a intervenir.

¿Se te ocurriría alguna vez comenzar a aplicar alguna DS sin haber regulado los ítems y conocido bien el contexto y los condicionantes de tu paciente? ¿Entonces por qué lo haces con tu negocio?

 

¿Qué debe contener un plan de empresa?

Vale, que no cunda el pánico, hacer un plan de empresa no es tan difícil, si sabes cómo.

¿Qué debe contener un plan de empresa?

  1. El proyecto
    • La idea: en qué consiste.
    • Por qué: justificación de por qué nace ahora la idea de negocio.
    • Los promotores: qué personas participan en él.
  2. Misión, visión, valores
    • Misión: qué es lo que se quiere conseguir.
    • Visión: perspectiva de la idea de negocio.
    • Valores: fundamentos sobres los que se sustenta la empresa.
  3. Aspectos legales y societarios
    • Licencias y derechos: tipos de licencias o derechos que se necesitan para poner en marcha la empresa.
    • Acuerdo entre socios o colaboradores: qué tipo de acuerdo existe y en qué consiste (si lo hubiere).
  4. Productos y servicios
    • Tipos de productos o servicios que se van a ofrecer: detalladas y descritos.
    • Puntos fuertes: ventaja competitiva y diferenciación respecto a otros servicios similares.
    • Carácter innovador del proyecto.
  5. Mercado
    • Qué necesidades vas a cubrir de tu público.
    • Quién y cómo son tus clientes potenciales.
    • Cuál es el tamaño y la evolución del mercado.
    • Quién y cómo es tu competencia.
  6. Plan de marketing
    • DAFO.
    • Valor diferencial de tu propuesta.
    • Plan de acción de marketing: qué vas a hacer y cuándo.
  7. Plan de ventas
    • Cuál es tu modelo de negocio: qué vas a vender, a quién, cómo lo vas a hacer, cuánto te va a costar y cuánto vas a ganar.
    • Cuál es tu política de precios.
    • Cuáles son tus condiciones de venta.
    • Cuál es tu estimación de venta.
  8. Plan de recursos humanos: equipo humano que desarrollará el proyecto, así como sus funciones.
  9. Plan económico financiero: cómo lo voy a costear, qué gastos voy a tener, cuánto voy a ganar, cuándo voy a recuperar la inversión.

 

¿Quién me puede ayudar?

Es muy recomendable que complementes tu formación como psicólogx con formación sobre emprendimiento y empresa, actualmente existen multitud de programas GRATUITOS subvencionados con fondos públicos a los que puedes acceder y que son recomendables, también existen otros proyectos privados que son muy interesantes. A continuación te dejamos algunos enlaces donde consultar:

www.eoi.es

www.camaradecomercio.es

Cursos online: https://unimooc.com/cursos/

Material online: www.psiky.es

También es cierto que he de decirte que en todos los que yo he hecho siempre me ha faltado algo: el enfoque del trabajo humano con personas. Es por eso por lo que consideramos muy importante escribir este post desde este punto de vista.

Actualmente existen perfiles de profesionales que se dedican al asesoramiento de psicólgxs para el emprendimiento, elijas lo que elijas, te recomendamos que sigas estas claves para no equivocarte:

  • Huye de mensajes como “atrae a tus pacientes en 5 pasos” o “Cómo desbloquear el inconsciente de tus pacientes” o similar. Por lo general detrás de eso no hay más que vendehúmos y coach no cualificados muy poco profesionales de los que no aprenderás nada.
  • Es importante que esa persona sepa de lo que hablas, por lo que una visión de trato humano profesional le permitirá conocer tus necesidades de forma profunda.
  • Utiliza las plataformas que ofrecen material gratuito e infórmate un poco antes de nada, eso te dará una perspectiva más específica de lo que necesitas.
  • Evita que nadie te haga nada, busca que te enseñen a hacerlo, si no, finalmente al terminar estarás en el mismo punto que al principio y no sólo no habrás aprendido nada, sino que dependerás siempre de una persona durante todo tu proyecto.
  • Compara servicios, no te quedes con el primero que encuentres, seguro que hay alguien con quien encajas a la perfección.

 

Si quieres ponerte a trabajar sobre ello te ofrecemos estas dos opciones para PSICÓLGXS que quieran EMPRENDER o quieran IMPULSAR SU PROYECTO.

23 DE JUNIO 10-14h: Cómo montar tu empresa de psicología. Cuatro horas para poner tus ideas en orden y descubrir cómo hacer un plan de empresa.

2 al 6 de julio 10-14 h: Cómo montar tu empresa de psicología (Intensivo). 20 horas en las que desarrollar tu plan de empresa al milímetro y definir todo lo que quieres hacer, de forma que tengas las ideas claras, los conceptos definidos y tu plan de acción listo para ponerlo en marcha.

 

[1] Resumen ejecutivo: documento que recoge de forma muy sintética los principales aspectos de una empresa de forma que se pueda presentar a terceros en búsqueda de una colaboración o similar. Suele tener un carácter más visual que escrito.

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

Talleres Solidarios

Talleres Solidarios

Talleres solidarios de Ampsico

Arrancamos el curso escolar 2017/18 con la realización de 3 talleres solidarios. No os los perdáis. El ciclo se compone de 3 sesiones que exponemos a continuación:


Taller solidario sobre alimentación y emoción

La primera sesión de nuestros talleres solidarios está relacionada con la estrecha relación que existe entre la alimentación y las emociones. Seguramente has podido comprobar alguna vez como tu estado emocional ha provocado un reflejo físico en tu sistema digestivo. Como por ejemplo cuando viviste esa situación estresante y experimentaste una presión en la boca del estómago, digestiones pesadas y/o estreñimiento.

Los objetivos del taller:

  • Aprender sobre la relación entre nuestra emoción y nuestra alimentación.
  • Reflexionar y conocer qué son y para qué sirven las emociones.
  • Identificar las emociones negativas que influyen en la alimentación.
  • Descubrir los errores de interpretación relacionados.
  • Estereotipos de la obesidad y delgadez.
  • Fomentar el contacto del grupo.

Duración: el taller está compuesto por una única sesión de 1 hora.

Población a la que va dirigida: adultos

Horario:  14 de diciembre de 11.30 – 12.30 horas

Lugar: Sede de Ampsico

Apúntate aquí a los talleres solidarios


Taller solidario de Risoterapia para adultos

A veces necesitamos buscar el sentido positivo a las circunstancias que nos vienen y utilizar la creatividad para sacarle mayor jugo a la vida. La risa juega un papel importante en este campo. Con este taller los participantes conocerán los beneficios que tanto a nivel personal como profesional puede tener una sonrisa.

Objetivos:

  • Re-descubrir la risa como herramienta para enfocar las posibles dificultades que puedan surgir en el entorno laboral, de un modo más efectivo.
  • Emplear la risa como recurso de prevención para evitar el desarrollo de emociones negativas, tales como la ansiedad o la ira.
  • Potenciar la creatividad y la imaginación, recursos que nos permiten disponer de un abanico mayor de alternativas para hacer frente a distintos imprevistos que pueden aparecer en el día a día.
  • Re-conocer cualidades positivas tanto de uno mismo, como de otros compañeros de trabajo.
  • Liberar la tensión generada por la carga de trabajo acumulada a lo largo de la jornada laboral.
  • Favorecer el trabajo en equipo.
  • Impulsar la cohesión grupal.

 

Duración: el taller está compuesto por una única sesión de 1 hora y 30 minutos.

Población a la que va dirigida: adultos

Horario: el 1 de febrero de 11.30 – 13.00 horas

Lugar: Pendiente de publicar

Apúntate aquí  a los talleres solidarios


Taller solidario: “Óle yo, iniciándome en el mundo de las emociones”

A partir de los dos años es una edad perfecta para iniciar a los niños en el campo del reconocimiento de emociones. Es entonces cuando ellos empiezan a interactuar con los adultos y otros niños de modo más abierto. Así pues, podemos realizar varios ejercicios con ellos, como puede ser introducirlos en el manejo de las emociones básicas.

Objetivos:

  • Tener una primera toma de contacto con el reconocimiento y la expresión de emociones básicas como la alegría, la tristeza o la ira, entre otras.
  • Dotar a los participantes de estrategias de autocontrol ante la experimentación de ira.
  • Entrenamiento en relajación, trabajando la respiración como técnica.

 

Duración: el taller está compuesto por una única sesión de 1 hora y 30 minutos.

Población a la que va dirigida: niños de 2 a 4 años

Horario: 28 de mayo de 18.30 – 19.30 horas

Lugar: Espacio Pozas

Apúntate aquí  a los talleres solidarios


Si estás interesado o interesada en otra temática envíanos tus sugerencias  a través del formulario de nuestra página de contacto y las tendremos en cuenta en la organización de los siguiente talleres solidarios.

¿Los problemas vienen o los creamos?

¿Los problemas vienen o los creamos?

Cómo aprender a resolverlos.

Los seres humanos poseemos una formidable capacidad de complicarlos la vida. Podemos llegar a manifestar tormentosos, retorcidos y persistentes problemas que en ocasiones se convierten en patologías, tales como fobias, trastornos de pánico, obsesiones, manías, anorexia, bulimia, depresión, crisis de pareja, y muchos otros.

Un aspecto fundamental para el conocimiento de los problemas humanos, para saber cómo se construyen y de qué manera pueden ser resueltos, es saber que lo que construye un problema y lo mantienen es precisamente lo que las personas intentan hacer para resolverlo. Una tentativa de solución que no funciona, si es reiterada, no solo no lo resuelve, sino que lo complica, hasta llegar a construir un verdadero círculo vicioso.

Sabemos que la realidad cambia según el punto de vista de quien la mira. Esto conduce a reacciones diversas dependiendo de las diferentes visiones que se pueden hacer de la misma realidad. Diremos que cada persona crea su propia realidad sobre la base de lo que hace, guiada por la visión de su realidad con la cual interactúa. Ya afirmaba Oscar Wilde “no existe una realidad verdadera, sino tantas realidades como se puedan inventar”.

Lo plantearemos de forma algo más clarificadoracon una historia:

En un día de mucho calor, un padre y su hijo emprenden un viaje, con un asno, para visitar a unos parientes que viven en una ciudad lejana a su comarca.

El padre va montado sobre el asno y el hijo camina a su lado. Cuando pasan delante de un grupo de personas, el padre escucha que éstos dicen:

  • Miren eso, ¡que padre tan cruel!, va sobre el asno y su hijo debe andar en un día tan caluroso.

Entonces el padre baja del asno, hace subir al hijo y continúan así el camino. Pasan frente a otro grupo de personas y el padre escucha que dicen

  • Pero miren el pobre viejo camina, en un día tan caluroso, y el joven va muy cómodo sobre el asno: ¡qué clase de educación es esa!

El padre entonces piensa que lo mejor es que los dos vayan sobre el asno, y así continúan el camino. Poco después pasan por otro grupo de personas y escuchan a estos decir:

  • ¡Observar qué crueldad!, esos dos no tienen ni un poco de misericordia con ese pobre animal que debe cargar con tanto peso en un día tan caluroso.

Entonces el padre se baja del asno, y hace bajar también a su hijo, y continúan caminando junto al asno. Pasan pues por enfrente de otro grupo de personas, que dicen:

  • ¡Qué imbéciles esos dos!, en un día tan caluroso caminan a pesar de que tienen un asno sobre el cual podrían montar…”

Con esto deberíamos constatar que no existe un conocimiento realmente verdadero de las cosas, solamente puede existir un conocimiento idóneo en cada caso, que nos permita manejar la realidad con la que vivimos. Que permita adaptarnos a lo que percibimos y cuyo desarrollo se presenta mediante un conocimiento que nos enseña a gobernar nuestra realidad del modo más operativo posible.

Ya el conocido filósofo Locke, afirmaba que en realidad consideramos “insensatos a quienes partiendo de premisas equivocadas y usando una lógica correcta y convincente, llegan a conclusiones erróneas”.

Lo que es sorprendente para muchos es que lo que guía a las personas a repetir lapráctica de soluciones disfuncionales no es una “propensión genética” a la patología (salvo excepciones aún así discutibles), sino el aplicar, de manera rígida, soluciones que anteriormente habían funcionado en problemas del mismo tipo. El problema radica en aplicar tentativas de solución aparentemente adecuadas y sobre todo en insistir en su aplicación incluso después de comprobar el fracaso.7705522496_b480053aec_z

Para entenderlo mejor, narraremos una antigua fábula griega:

Había una mula que todas las mañanas llevaba una carga de leña desde la granja en el valle hasta la cabaña en la montaña, pasando siempre por el mismo sendero a través del bosque, subiendo por la mañana y regresando al anochecer. Una noche, durante una tormenta, un rayo derribó un árbol que obstruyó el sendero. A la mañana siguiente, la mula caminando en su habitual camino, tropezó con el árbol que le impedía el camino. La mula pensó: “el árbol no debe estar aquí, está en un lugar equivocado” y continuó hasta golpear su cabeza contra el árbol, imaginando que éste se desplazaría, ya que ese no era su sitio. Como el árbol no se movió, la mula pensó “quizás no he dado un golpe suficientemente fuerte”, pero el árbol seguía sin moverse. La mula insistió repetidamente…”. Dejamos intuir al lector el trágico final en está fábula.

La vida está llena de eventos problemáticos para cualquiera; la diferencia está en “cómo” cada uno de nosotros afrontamos nuestras realidades, ya que esto conducirá a poner una solución que puede llevar no solo a la no-solución del problema, sino incluso, a su complicación.

En otros términos, errar es humano pero es la incapacidad de modificar los propios errores lo que vuelve las situaciones en irresolubles. Esta resistencia a cambiar las estrategias en la solución a nuestros problemas, se basa en experiencias anteriores con resultados favorables al afrontar problemas del mismo tipo. Pero como dice Oscar Wilde “con la mejor de nuestras intenciones, en ocasiones llegamos a los peores de los efectos”. Cuando creamos una idea de una experiencia vivida como eficaz, tenemos grandes dificultades para cambiar una convicción propia. Así pues, cuando las personas insistimos en poner soluciones que no nos llevan a la solución con una determinada realidad, lo que mantiene el problema es precisamente lo que hacemos, sin éxito, para resolverlos.

Para crear un cambio y construir una realidad más funcional, no tomaremos en consideración el modo en que el problema se ha formado en el pasado, sino cómo éste se mantiene en el presente. Lo que debemos interrumpir, cuando queremos cambiar una realidad, es su persistencia; sobre su formación ocurrida en el pasado, no tenemos ningún poder de intervención.

En realidad no existe ninguna conexión “causal lineal” entre cómo un problema se crea y cómo éste persiste y cómo puede ser cambiado y resuelto. En cambio, si existe una “causalidad circular” entre cómo un problema persiste y lo que las personas hacen para resolverlo sin éxito. Cuando se pretende provocar cambios, lo importante es concentrarse en las tentativas de solución disfuncionales, ya que cambiando o bloqueando éstas, se interrumpe el círculo vicioso que alimenta la persistencia del problema.

En ocasiones nos oponemos al cambio y nos resistimos en un equilibrio que no nos gusta y es incluso disfuncional, pero no podemos evitar hacerlo. Deberemos crear experiencias emotivas diferentes y concretas que pongan a la persona en condiciones de sentir algo distinto con relación a la realidad que debe cambiar, para abrir de este modo la puerta a reacciones diferentes, ya sea de tipo emotivo o comportamental.

El famoso cibernético Heinz von Foerster, afirmaba “si quieres ver, aprende a obrar”. La idea es que para obrar de un modo diferente sea necesario antes aprender a ver el mundo de un modo diferente. Con esto aprenderemos antes a obrar de forma diferente para poder entender de forma diferente y así cambiar nuestra propia percepción de la realidad.

Para la superación de un problema se requiere primero la ruptura del sistema circular entre el sujeto y su realidad, el cual mantiene la situación problemática. Una vez conseguido esto, hay que redefinir y modificar las visiones del mundo que hasta ahora han obligado a la persona a crear respuestas que hacen mantener el problema. A esta fase, le sigue la redefinición y consiguiente modificación de las visiones del mundo que han obligado a la persona a crear respuestas disfuncionales.

Los seres humanos nos relacionamos con la realidad, y a partir de ahí cada uno de nosotros la relaciona con nosotros mismos, con los otros o con el mundo. Mediante este proceso construimos la realidad que nosotros mismos sufrimos o manejamos. Este es el secreto…

2565927798_92e91bfbcf_z

 “Yo he hecho esto” dice mi memoria. “Yo no puedo haber hecho esto” dice mi orgullo, y se mantiene inamovible. Al final la memoria se rinde.

FRIEDRICH NIETZSCHE. Como se filosofa a martillazos

logo-ampsico-web

Aprendizaje e inteligencia emocional

Aprendizaje e inteligencia emocional

Nunca es tarde para olvidar. Digo…aprender

Educación escolar

La educación es un gran campo dominado por el binomio enseñanza-aprendizaje, en el que interactúan varios agentes. Entre ambos componentes existe un espacio común donde ambos se encuentran, nutren e interrelacionan.

En el campo educativo podríamos hablar de la relación alumno – profesor. Al hablar de ellos se suele pensar que la función de uno (el alumno) es exclusivamente aprender y la del otro (el profesor) exclusivamente enseñar, pero la relación entre ambos va mucho más allá. Aunque muchas veces no somos conscientes, realmente alrededor de ellos también podemos encontrar multitud de variables que influyen y que se relacionan de una u otra manera con otros círculos sociales y de aprendizaje.

Uno de los aspectos que nos preocupa en mayor grado actualmente, dentro del sistema educativo reglado, son las pocas ganas e interés con las que se encuentran determinados alumnos; aspecto que influye directamente en el entusiasmo y en la vocación de sus maestros. Es un círculo vicioso del que tenemos que intentar salir y que, por otra parte, requiere un gran esfuerzo tanto de ambas partes como del sistema educativo en general.

 

Para estimular al alumno podemos utilizar las llamadas estrategias motivacionales. Estas se definen como determinadas formas de actuar, atractivas para el sujeto, con el fin de estimularlo y suscitar interés a la hora del aprendizaje. También las interpretamos como aquellas técnicas que utiliza el docente para que el alumno tenga motivación a la hora de aprender.

En este sentido es importante diferenciar entre estrategia, destreza y táctica. Una estrategia puede pasar a ser una destreza a través del aprendizaje. La estrategia es más reflexiva y consciente que la táctica, en cambio la táctica es mecánica y se puede reproducir sin aprender. Además, es importante distinguir entre motivación intrínseca y extrínseca. En función de donde se sitúe la atribución del fracaso (interna o externa) tendremos que dar una respuesta diferente. No es lo mismo un estudiante que atribuye su fracaso escolar al esfuerzo, a la suerte o a la dificultad en la tarea. Por tanto habrá que dar una respuesta educativa diferente.

La pedagogía es una ciencia que estudia, o bien tiene como objeto de estudio, la educación. Por tanto posibilita establecer la relación entre sujeto y aprendizaje, entendiéndose que el aprendizaje es un proceso de adquisición de conocimientos o experimentación con el objeto de obtener nuevos aprendizajes, y esto se produce a lo largo de toda la vida (aprendizaje permanente), o ¿acaso dejamos de aprender pasada la época de la educación obligatoria en nuestra adolescencia?

 

Se suele pensar que este profesional (el pedagogo) se dedica exclusivamente a la enseñanza dentro del área de la niñez, o en los diferentes campos de la educación institucional.” Cabe destacar, en un primer momento, que no es un psicólogo de niños ni un maestro especializado en esta etapa. Esta disciplina atiende tanto a niños, adolescentes, adultos como a población de la tercera edad.

Es cierto que tradicionalmente se orientaba prioritariamente al periodo de la niñez, ya que durante esta etapa evolutiva es donde se producen, cuantitativa y cualtitativamente, un mayor número de aprendizajes. Quizá podamos entenderlo mejor viendo la etimología del término: la palabra pedagogía tiene su origen en el griego antiguo, del término “paidagogós”. Esta palabra estaba compuesto por paidos (“niño”) y gogía (“llevar” o “conducir”). De hecho, antiguamente se denominaba pedagogos a las personas o “esclavos” que llevaba a los niños a la escuela.

Educación familiar

Los progenitores, como seres sociales, tienen la necesidad de relacionarse y la oportunidad de crear una familia, y para conseguir esto es necesario, obviamente, el poder mantenerla. El trabajo, en mayor o menor medida, resta tiempo a las relaciones personales y familiares, incluyendo también, la importante educación de nuestros hijos.

¿El pasar mucho tiempo fuera de casa, trabajando, significa estar desatendiendo a nuestros menores? Inevitablemente pueden existir casos en los que sí, pero en la mayoría de las veces el trabajo no sustituye a la educación de nuestros hijos, o no debería ser así, del mismo modo que la escuela tampoco debe sustituir a la familia. Por ello se hace necesario un lugar donde se cumpla el derecho de los niños de una educación adecuada y que comparta las necesidades educativas con las familias.

Estamos contemplando en nuestra época actual el nacimiento de una nueva infancia. Por un lado la revolución de las comunicaciones y el cambio del ritmo de vida laboral y familiar han situado a los menores en una relación muy distinta a la que tenía nuestros padres con sus progenitores.

La escuela no es ya el único ámbito en donde circula el saber. Los niños aprenden a manejar las nuevas tecnologías a un ritmo acelerado, recibiendo todo el torrente de información que esto implica de la misma forma que un adulto, pero al estar ubicados en un periodo evolutivo distinto observamos que la infancia se acelera, y consecuentemente se anticipa la adolescencia, demorándose sin embargo cada vez más el proceso de autonomía que insertará definitivamente al joven en la sociedad adulta y en el mundo laboral, algo muy diferente con las normas establecidas en el pasado.

Responsabilidad Social

Unido a la influencia de las nuevas tecnologías cabe destacar la educación como responsabilidad social. La inversión en educación se ocupa del desarrollo propio de los niños para su posterior integración en el mundo adulto, formados por personas críticas y preparadas para afrontar las posibles desavenencias que se nos presenten a lo largo de la vida. Recordemos que nunca es tarde para aprender cosas nuevas y para construir nuevos caminos y respuestas para nuestro futuro. La educación nunca se debe mirar como un gasto sino como una inversión a largo plazo totalmente necesaria para la reducción de las desigualdades sociales y para el desarrollo personal y social.

Una buena forma para comenzar desde pequeños es la comprensión de los problemas de forma crítica y significativa. Cuando trabajamos con niños más pequeños estos problemas se explican a partir de “lo particular” pero, a medida que se van haciendo más mayores se puede partir directamente de lo general. Por lo tanto un elemento importante a tener en cuenta es la edad del niño.

El fomento de las habilidades sociales es uno de los elementos más importantes a la hora de trabajar en el aula como en otros entornos. Ejemplos de estas habilidades son: la capacidad de escucha, respetar el turno de palabra, transmitir el respeto de unos a otros, saber cómo expresar desacuerdo, etc. Pueden parecernos aparentemente cosas sencillas y aspectos secundarios dentro del currículo escolar pero realmente su importancia es de igual peso o incluso mayor que el mero aprendizaje de conocimientos.

Nunca es tarde para aprender que, junto a los conocimientos teóricos, estas habilidades son imprescindibles para el desarrollo psicoemocional y social.

sonrie 2

La comunicación interpersonal es un elemento clave tanto entre profesores, alumnos, padres, comunidad educativa, iguales, etc. Por ello es muy importante saber transmitir y recibir información. Todos se merecen que se les preste atención y a todos nos gusta ser escuchados.

Una buena comunicación es clave para nuestro desarrollo, teniendo en cuenta que existen muchas formas de comunicación, atendiendo a nuestro lenguaje verbal (contenidos del mensaje, palabras), no verbal (sonrisa, postura, mirada, etc.) y paraverbal (tono de voz, volumen, pausas, etc.) ¿verdad que hay muchos factores implicados?

Qué decir de la influencia de las emociones, y que está tan de moda últimamente. La importancia de saber qué sentimos en cada momento y cómo reacciona nuestro cuerpo, saber que le pasa a tu compañero/a al ver un gesto en su cara o intentar controlar una determinada emoción que no te deja de molestar. Todo esto forma parte del aprendizaje y la Inteligencia emocional.

Por último, tras hablar del papel de las nuevas tecnologías en la educación, cabe destacar en este artículo un fragmento de un artículo relacionado con las desigualdades sociales y las nuevas tecnologías, donde se deja claro la función de la “gran masa” en esta vida. Según Manuel Vicent, en una columna que tituló Espectáculo:

“… A esta vida los pobres sólo han venido a escuchar. Ahora en el mundo la opinión pública ya es papilla uniforme suministrada desde la cima de la pirámide formada por las grandes empresas de comunicación y el ciudadano siente que en lo alto del cráneo le ha nacido un tercer ojo y una tercera oreja formando una parabólica por donde se le inocula la misma información, los mismos espectáculos y mismos deseos de consumir los mismos productos sin fin bajo un mismo impulso electrónico conectado con las terminales nerviosas del cuerpo. Tú eres ya un ser libre automático… La máxima información se ha convertido en la máxima explotación hasta la lucidez: sólo seré rico cuando no mire ni escuche. He aquí la revolución”.

(M. Vicent. El País, 16-I-2000; p. 64)

logo-ampsico-web

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies