Sexualidad: Logra una vida sexual satisfactoria

Sexualidad: Logra una vida sexual satisfactoria

Hoy queremos hablaros de sexualidad, un tema del que se habla con mucha frecuencia pero del que se cuenta con información no siempre del todo cierta. Según la RAE, el término sexualidad hace referencia, por un lado, al “conjunto de condiciones anatómicas y fisiológicas que caracterizan a cada sexo”, y por otro “apetito sexual, propensión al placer carnal” . Atendiendo a esta última acepción, vemos que se relaciona con la satisfacción y el deseo sexual.

Es importante hablar de sexualidades (sí, en plural), esto es, hay tantas como personas en el planeta, ya que cada un@ de nosotr@s posee una configuración propia, un modo particular y único de experimentar, pensar y sentir nuestra sexualidad, aún cuando existen características comunes a todo el mundo (biológicas, psicológicas, sociales y culturales).

Como decíamos al principio de este texto, en torno a la sexualidad, existe gran cantidad de información, pero no siempre es correcta o está basada en evidencia científica, lo cual hace que se perpetúen mitos y creencias erróneas. Aquí os describimos algunas de ellas:

El sexo sólo se refiere al coito, al momento de la penetración. Sostener esta idea es bastante simplista, puesto que existen otras muchas formas de tener intimidad con tu pareja, como besos, caricias, palabras, imágenes…
Si un hombre obtiene placer sexual mediante estimulación anal, esto quiere decir que es homosexual. Aquí estaríamos deduciendo que la orientación sexual se define exclusivamente por el el hecho de que a un hombre le resulte placentera este tipo de práctica; se trata de una idea equivocada, pero que tal vez sostengan aquellos varones que creen ver amenazada su virilidad.
En la mujer existen dos tipos de orgasmos: clitoriano y vaginal. En realidad, lo que ocurre es que varía la forma de alcanzarlo, son dos caminos diferentes pero en realidad la meta es siempre la misma.
El tamaño del pene importa para obtener un mayor placer sexual. Esto es motivo de debate que parece no cesar nunca. Desde luego el placer sexual es una dimensión que va mucho más allá de una mera cuestión de centímetros. No se trata tanto de la cantidad, sino de la calidad.

Estos son sólo unos pocos ejemplos, hay muchísimos más, pero desde luego lo fundamental es que dar credibilidad a estas afirmaciones puede traernos en algunas ocasiones diferentes problemas en el ámbito sexual, entre otras razones porque se genera confusión, malestar y falsas expectativas. Es por ello que queremos dar algunas pinceladas generales para que vivamos nuestra sexualidad de una forma plena y natural:

Disfrutar del sexo, no tomarlo como algo que se tiene que hacer, sino que se quiere hacer, que se desea.
Sorprender, salir de la rutina. Es recomendable introducir alguna novedad de vez en cuando, y así evitaremos caer en la monotonía.
Comunicación y expresión de afecto. Ser claros y honestos con nosotros mismos y con la persona que tenemos al lado, nos ayuda a crear un clima de confianza.
Compartir momentos de intimidad, complicidad y conexión con la pareja.
•  Conocer y respetar los gustos y deseos del otr@, buscar un equilibro para que amb@s estén satisfecho@s.

En Ampsico tenemos un taller llamado “Sexmociónate” dirigido a adolescentes donde enseñamos la gestión de las emociones en relación a la sexualidad. Si quieres echar un ojo a nuestro dossier, pulsa aquí,

Begoña López

De la cuna a la cama

De la cuna a la cama

El verano suele ser la época del año en la que disponemos de más tiempo libre, y por tanto un buen momento para llevar a cabo algunos cambios en los más pequeños que a veces pueden resultar complicados y requieren paciencia: desprenderse del inseparable chupete, dejar de utilizar pañal o el cambio de la cuna a la cama, por ejemplo. Hoy vamos a centrarnos en este último.

 

Si estás planteándote iniciar este cambio, seguramente te habrán asaltado los temibles «Y SI»: ¿Y si no está preparadx para  inicar este proceso? ¿Y si lo hago mal y le acostumbro a otra cosa? ¿Y si se niega a dormir solx?¿Y si…?

cambio de la cuna a la cama. niño cuna

No hay una edad concreta para iniciar el paso de dormir en la cuna a hacerlo en su propio cama, aunque sería recomendable no superar los 18-36 meses. A veces será el propio niño el que demande el cambio. Incluso pude haber señales que nos «empujen» a ello, como que el espacio en la cuna ya sea muy reducido y nuetrx hijx se mueva con dificultad o que le resulte demasiado fácil escalar y salir de ella.

 

¿Cómo podemos ayudarles a adquirir el hábito de dormir solxs?

cambio de la cuna a la cama. 1

Crea el ambiente o la señal que indique que ha llegado la hora de dormir: un cuento, una canción, un beso de buenas noches… intenta que no realice una actividad intensa al menos 30 minutos antes de dormir. Evita también asociar la luz del sol con la hora de dormir, ya que no siempre coincidirá.

 

cambio de la cuna a la cama. 2

Establecer una rutina es fundamental. Es posible que al principio, al no estar establecido el hábito, se produzcan llantos o se levante de la cama. Si permanece en la cama, le calmaremos ahí, explicándole que ese es el sitio donde debe dormir y espaciaremos de forma progresivai se levanta de la cama, volveremos a llevarle allí de nuevo para calmarle para que entienda que ese el el lugar para dormir.

cambio de la cuna la cama. 3

Haz que sea un «momento especial», un momento en el que se sienta único y le apetezca repetir cada día.

 

cambio de la cuna a la cama. 4

Asegúrate de que antes de ir a la cama ha bebido agua, ido al baño, etc. Así evitarñas que peuda utilizarlo para llamar tu atención.

 

cambio de la cuna a la cama. 5

No olvides reforzar siempre los logros conseguidos, por pequeños que sean.

 

 

La repetición y la constancia serán tus grandes aliados ¡NO TE RINDAS!

 

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

 

Discusiones de verano, que diga, de pareja

Discusiones de verano, que diga, de pareja

Discusiones de verano, que diga, de pareja

 

Qué bonito sería (al son de la canción de Rosario Flores) que las relaciones de pareja fuesen fáciles, gratificantes a tiempo completo y, ya que nos ponemos a pedir, que la otra persona acertara en lo que a mi me apetece, en el momento perfecto y de la forma exacta. Qué bonito sería que no existiesen los problemas de pareja. ¡Ayyyy! (suspirito de los de madre esperando que sus hijos maduren).

 

Pues tenemos una noticia mala y otra buena. La primera es que eso es casi imposible (y decimos «casi» para que no rompas a llorar ya por desilusión). Hasta ahora el ser humano no tiene la capacidad de adivinar la mente y si no le dices qué es lo que quieres, no lo sabrá. Lo sentimos mucho. Olvídate de esos adolescentes de las pelis americanas románticas en las que el chico (de esos que estaban potentorros y tan guapos que empalagan) llama a la puerta de su amada para llevarle los bombones o las flores que a ella le encantan justo en la tarde que ella más lo necesita. Que no te engañen, NO EXISTE. Lo volvemos a sentir, y mucho. Si ves que no lo superas puedes llamarnos. La segunda noticia, y buena, es que no está todo perdido. La clave para evitar los problemas de pareja es la comunicación.

Problemas de pareja. Ampsico

Un alto porcentaje de los problemas de pareja es debido a una falta de comunicación o que ésta es llevada a cabo de manera errónea. Algo así como el juego del teléfono escacharrado. Los errores de interpretación, utilizar un tono más alto de lo debido o decir que lo que hoy ha pasado te ha molestado pero en realidad estás pensando en las 6788 veces anteriores que ha sucedido lo mismo, son algunos de los elementos que juegan en contra de una buena convivencia. La pareja, al igual que cualquier otra relación, necesita tener una comunicación sana, clara y empática. De lo contrario nos metemos en un agujero de esos negros, pero negro negro.

Varios estudios relacionan las vacaciones con un aumento de las discusiones de pareja. Y como están a la vuelta de la esquina, si no estás ya disfrutándolas (y discutiendo), queremos proponerte varias cosas para que los malos rollos no entren en vuestra maleta de viaje. ¡Ojo! Si no tienes pareja y te vas con amigos también te sirven estos consejos:

  • Dí realmente lo que sientes o piensas, olvídate del sarcasmo o de «los tiritos». Si hoy te apetece playa en vez de ir a pasear al centro dí: «me apetece pasar el día en la playa». Evita: «tú sabrás qué es mejor» (con la intención de reprocharle que su elección del plan de anoche fue nefasta. Ignorando por cierto lo que tú querías hacer) o «ya sabes lo que prefiero». Recuerda, nadie tiene la capacidad de leer la mente o de descubrir qué es lo que quieres hoy. Ni si quiera tu pareja con la que llevas años y debería saberlo. DEBERÍA, más adelante hablamos de esto.

 

  • Piensa en ti pero también en la otra persona (es decir, lo que se llama ser empático): «¿Qué te parece si ahora vamos a la playa y esta tarde damos una vuelta por el centro?» o «Podemos ir por la mañana de turismo y comer cerca de la playa para estar ahí por la tarde». Te tienes en cuenta a ti mismo/a y a la otra persona. Negocia.

 

  • No interpretes. Aguanta los nervios y pregunta porqué no ve bien la opción que tú le has propuesto. Asegúrate de que te has enterado. En ocasiones, y por no hablar claramente, entendemos mal el mensaje y ¡BOOM! comienza una discusión. Cuidado con los agujeros negros. ¡Que son muy negros! Mejor seguir negociando que tirarte de cabeza al abismo.

 

  • Los deberías… ¿sabes esa persona con la que es insoportable estar? Con quién es difícil llegar a un acuerdo o convivir, pues ese es el debería. «Deberías saber que yo quiero playa», «deberías conocerme mejor»… solo conducen a la discusión. Agujero negro.

 

  • Otros amigos a los que no invitar a la fiesta son: nunca, siempre, todo y nada. Mejor que no estén en vuestra conversación. Hacen que el mensaje se haga extremo. Son como los típicos que necesitan llamar la atención a donde quiera que vayan (qué pesados, madre mía).

Y dicho esto, que quede bien claro que siempre voy a querer ir a la playa y nunca voy a preferir otro plan. No hay nada mejor ;-D.

Feliz verano, parejas. Feliz verano, amigos. Y no discutáis, hay mil maneras más de pasar el tiempo.

 

Julia Romero Bernal, psicóloga en Ampsico

¿Cuál es la relación entre autoestima y asertividad?

¿Cuál es la relación entre autoestima y asertividad?

La semana pasada, Cristina nos hablaba un poco en este post de la importancia de tener una autoestima sana, siendo conscientes de nuestras fortalezas, pero además también de nuestros límites. En esta ocasión nos vamos a centrar en explicar la influencia recíproca entre autoestima y asertividad.

Pero para empezar, ¿qué es la asertividad? Nos referimos a un estilo de comunicación mediante el cual expresamos y defendemos nuestros derechos, intereses, opiniones y preferencias desde el respeto y sin ofender a los demás. También contempla la habilidad para decir “no”, que nos ayuda a la hora de rechazar peticiones que consideramos que son abusivas y que no estamos en disposición de poder aceptar. Esta habilidad juega un papel crucial de cara a crear y mantener relaciones sociales satisfactorias.

Además del estilo de comunicación asertivo, tenemos otras dos formas de comunicación que se sitúan en los extremos: el agresivo y el pasivo. El primero no tiene en cuenta las necesidades de los otros, impone su criterio y únicamente se centra en lograr sus propios intereses. Por contra, el estilo pasivo antepone los deseos, necesidades e intereses de los demás por encima de los propios, mostrando una actitud de sumisión con el fin de evitar los conflictos.

Mientras que los estilos pasivo y agresivo suelen llevar aparejados sentimientos negativos, frustración, culpabilidad y sensación de falta de control, el comportamiento asertivo permite una comunicación más directa y honesta con los demás, acompañándose normalmente de pensamientos, sentimientos y conductas que se relacionan con una autoestima saludable: habla fluída y firme, seguridad, contacto ocular no desafiante y una postura corporal relajada.

Existe una relación muy estrecha entre autoestima y asertividad, de tal manera que nos podemos encontrar en muchas ocasiones con personas que tienen una baja autoestima debido, entre otros aspectos, a que no suelen practicar un estilo de comunicación asertivo. En cambio, la persona que posee una autoestima sana y fuerte se considera valiosa por sí misma, se acepta tal y como es y no necesita la aprobación de otros, y todo esto se traduce en que no siente temor a la hora de defender algo que considera inadecuado y que le está produciendo malestar.

En definitiva, hemos querido resaltar la importancia que tienen estos conceptos a la hora de mantener relaciones interpersonales de buena calidad, y además cómo influye de manera positiva en nuestro bienestar a nivel individual.

Begoña López

 

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

 

Cómo favorecer tu autoestima y mantenerla

Cómo favorecer tu autoestima y mantenerla

Cómo favorecer tu autoestima y mantenerla

 

La autoestima es un elemento clave para lograr el equilibrio emocional. Te ayuda a poder minimizar las adversidades de la vida. A lo largo del Desafío Cultiva Amor Propio hemos visto la importancia de desarrollar una buena autoestima y múltiples formas de conseguirlo. La pregunta ahora sería: ¿cómo la mantenemos?

 

¿Qué es la autoestima?

Según Bertrán, Noemí y Romero la autoestima es la apreciación que haces de ti mismo/a y debería integrar una autopercepción realista que incluya los aspectos potentes y más débiles de ti.

Una percepción REALISTA significa que además de que tengas presente tus fortalezas también debes considerar tus límites. Esos límites que te ayudan a cuidarte frente a esos mensajes Mr. Wonderfulianos de «Tú puedes con todo», «Nada se te va a resistir hoy»… La autoestima genuina no busca que te infles de un optimismo falso que te lleve a no distinguir aquello que no es saludable para ti.  

 

¿Para qué sirve?

Principalmente tener una autoestima positiva implica que tendrás más presente las habilidades y estrategias necesarias para enfrentar situaciones difíciles. Por ejemplo, cuando tienes un pequeño despiste en el trabajo en lugar de machacarte con autocríticas como «deberías haberte dado cuenta», «como se te ha podido pasar una cosa así» puedes contextualizar el error, aprender de él y seguir adelante. Es decir, que la autoestima positiva te permite ser más resiliente, minimizar los efectos de la adversidad y salir fortalecido/a.

Otra consecuencia natural de tener una autoestima positiva es saberte valioso/aEs decir, eres digno/a de ser querido/a tal cual eres. Esto permite que no tengas que verte en situaciones en las que no quieres estar. Me explico con otro ejemplo, cuando no has podido decir que no a gente con la que en realidad hubieras preferido no quedar. Una autoestima positiva te permite comunicarte de manera asertiva y de ese modo rodearte de aquellas personas que realmente suponen un apoyo para ti.

 

Y ahora ¿cómo prevenir las recaídas?

 

Estos últimos meses hemos enviado dos retos semanales para que puedas observar, reflexionar y tomar conciencia de aspectos importantes de tu día a día. Tras este camino recorrido ahora tenemos que encontrar la manera de mantenerlo. 

Nuestra arma para reconectar con esa autoestima positiva en días complicados es crear un cofre para los días grises. Esta técnica proviene del libro 200 tareas en terapia breve de Mark Beyebach y Marga Herrero de Vega. A continuación te explicamos paso a paso en qué consiste. 

  1. Busca una caja, un bote, un joyero… debe ser un objeto merecedor de esta tarea.
  2. En esta caja vamos a guardar pequeñas notas. Cada nota contiene un “recurso” con ideas para aumentar la autoestima (escucha esta canción, llamar a XXX…) 
  3. Guarda tu cofre junto a los medicamentos.
  4. Recurre a él cada vez que lo necesites.

En situaciones de riesgo o especialmente estresantes no es posible reconectar fácilmente con esas fortalezas. Es entonces necesario un proceso terapéutico para poder observar qué provoca el desequilibrio personal y redescrubrir las herramientas personales necesarias para sobrepasar la adversidad. Ya sea como causa o como consecuencia, una autoestima dañada acompaña de manera habitual a la gran mayoría de disfunciones y trastornos psicológicos. Encuentra el equilibrio que necesitas.

La primera edición del Desafío Cultiva amor propio ha sido una experiencia formidable. Los/las participantes habeís recibido dos retos semanales mediante una newsletter en las que se os invitaba a trabajar en aquellos áreas importantes para el Amor Propio. Si te interesa apuntarte a futuras ediciones  invitamos a futuras ediciones del reto “Cultiva Amor Propio” puedes apuntarte haciendo click aquí

 

 

 

Tienes un potencial de luminosidad,

conecta con tus fortalezas y

BRILLA

 

 

Cristina García Van Nood, psicóloga en Ampsico

 

 

 

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

Pautas para evitar que la ansiedad domine tu vida

Pautas para evitar que la ansiedad domine tu vida

La ansiedad es la emoción que experimentamos cuando percibimos una situación como amenazante. En la mayor parte de las ocasiones, cuando hablamos de ella, solemos darle una connotación negativa. Sin embargo no siempre es así…

 

La ansiedad puede hacernos sentir prisioneros

 

Al contrario de lo que se puede pensar, la ansiedad es una emoción adaptativa. Un mecanismo de defensa que nos permite prepararnos para intervenir ante los riesgos y amenazas, tratando de minimizar las consecuencias. Nos impulsa a actuar de un modo determinado en función de la valoración que hacemos de ese peligro.

 

Cuando experimentamos ansiedad, ésta se manifiesta en tres niveles:

  • A nivel COGNITIVO: qué pensamos, qué interpretación hacemos de esa situación.
  • A nivel FISIOLÓGICO: qué sentimos desde un punto de vista más físico (palpitaciones, temblor, sudoración, opresión…).
  • A nivel MOTOR: cómo actuamos.

rueda pensamientos ansiedad

Pero si la ansiedad es una emoción que nos permite adaptarnos, ¿por qué puede llegar a hacernos sentir tan mal? ¿qué pieza no encaja en este puzzle? Uno de los elementos que marcan la diferencia es el control que tenemos sobre ellla, los pensamientos negativos que inician la rueda.

 

¿Qué puedes hacer para tener mayor control sobre tu ansiedad?

  • Indentifica qué es aquello que te preocupa y valora si tiene solución. Si la respuesta es sí, ¿qué abanico de posibilidades existe? .
  • No todo es negro o blanco. Busca un pensamiento alternativo en la «escala de grises».
  • Evita realizar un anticipación negativa de lo que «estás segurx que ocurrirá».
  • Utiliza técnicas de relajación, como por ejemplo la respiración, que te permitan generar un estado emocional positivo y contrario al que provoca una situación ansiógena. Si quieres conocer las técnicas de relajación más utilizadas, Cristina García te lo cuenta aquí.
  • Cambia tu foco atención, redirigiéndolo desde aquello que te preocupa hacia cualquier otra tarea que sea que te resulte placentera.
  • Cuida  tu alimentación, introduciendo en tu dieta los nutrientes necesarios y programa la práctica de ejercico físico que te permita liberar parte de la tensión acumulada.

 

Si el grado de malestar que sientes es muy elevado, quizás sea necesario solicitar la ayuda de un profesional que pueda trabajar contigo estas y otras herramientas de forma más personalizada. No olvides que pedir ayuda NUNCA es sinónimo de fracaso, sino un símbolo de valentía y fortaleza.

Logo Ampsico psicólogos y pedagogos en Madrid

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
¿Te ayudamos?
Hola.
Desde el equipo de Ampsico, ¿en qué te podemos ayudar?
Powered by